lunes, 24junio, 2024
31 C
Seville

El lobby gay del PSOE pretende exterminar al feminismo

Víctor Gutiérrez, un recién aterrizado en la política, pretende la expulsión de Carmen Calvo del PSOE por oponerse públicamente a la ley trans

- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

Las Leyes de Nuremberg se convirtieron en la base legal sobre la que se sostuvo el Holocausto y el exterminio de los judíos en Europa. Tras la caída de Hitler, Goebbels, Göring, Kaltenbrunner, Eichmann, Streicher o Frank, todo el mundo pensaba que en Europa jamás volvería a ocurrir algo así, que se pretendiera el exterminio de alguien o de una organización por el hecho de opinar, pensar o afirmar con libertad.

Estos días en el PSOE se está produciendo un hecho en el que una parte de la organización pretende el exterminio político de la otra. En concreto, el lobby gay, liderado por el arribista Víctor Gutiérrez (un waterpolista cuyo único mérito político ha sido el de salir del armario), pretende la expulsión del Partido Socialista de una de las históricas del partido, Carmen Calvo, por criticar públicamente la bochornosa ley trans.

Según ha publicado OkDiario, Gutiérrez, que fue metido con calzador y oportunismo por Pedro Sánchez en la Ejecutiva Federal del partido, ha presentado una denuncia ante la Comisión de Ética del PSOE reclamando la expulsión de Calvo porque el hecho de oponerse públicamente a la ley trans es, para él, una falta muy grave. Además, el líder del lobby gay considera que esa oposición daña «de manera irreparable la imagen de toda la familia socialista».

Señor, «señer» o «señore» Gutiérrez, usted es un recién llegado al PSOE y no tiene ni idea de lo que significan esas siglas. Ser del PSOE implica ser feminista, pero del feminismo que defiende los derechos de la mujer, del feminismo que lucha contra la violencia de GÉNERO. El socialismo no discrimina a nadie, pero usted «señer» Gutiérrez sólo acepta a quien se pliega a los argumentos de su lobby gay que se está demostrando que no se diferencia en nada de los nombres que encabezan este artículo. La intolerancia ante las opiniones contrarias a lo que usted piensa no forma parte del ideario socialista. Lea un poco y documéntese, por favor, porque su acción demuestra una ignorancia patológica que le hacen ser incompatible con el cargo que le dio Pedro Sánchez.

La defensa del feminismo por parte de Carmen Calvo no implica, de ninguna manera, que sea enemiga de los derechos de la comunidad LGTBi. Más bien al contrario. El «señer» Gutiérrez debería recordar que en el año 2005, junto con el añorado Pedro Zerolo, Carmen Calvo afirmó, en referencia a los matrimonios de personas del mismo sexo, que por primera vez «España no ha llegado tarde esta vez a la historia» y reiteró que la reforma del Código Civil lanzada por un gobierno del PSOE en el que Carmen Calvo era ministra de Cultura «es una apuesta importante por la igualdad, el respeto y la libertad sexual de todos los hombres y mujeres que se levantan todos los días en este país».

El problema está en que el «señer» Gutiérrez, como ser intransigente que es, confunde la velocidad con el tocino y responde como cualquier ignorante llevándolo todo a lo personal. Ser crítico con esa ley trans no es estar en contra de las personas transexuales. Oponerse a esa ley trans no es posicionarse en contra de un colectivo, es, desde el respeto a las leyes, evitar una catástrofe social.

Por otro lado, el recién llegado «señer» Gutiérrez no se da cuenta de que en democracia no se pueden pisotear los derechos de una parte de la ciudadanía para imponer los de un colectivo minoritario. Eso es fascismo y, entenderá usted, «señore» Gutiérrez, que eso es contrario en absoluto al socialismo.

Carmen Calvo es ya una figura histórica dentro del socialismo español precisamente por ser coherente con lo que ha defendido y por lo que ha luchado toda su vida y, desde luego, jamás va a permitir que se borre el sexo y, en consecuencia, a la mujer. La lucha del feminismo es inherente al socialismo porque lo que se busca es la igualdad real, como tampoco es incompatible con la lucha por los derechos de la comunidad LGTBi. Esa dicotomía sólo la han alimentado ignorantes oportunistas que pretenden medrar a través de la ignominia en vez de los méritos, la reflexión y la razón.

Habría que recordar al «señer» Gutiérrez, que Diario16 estuvo muy presente en el 40 Congreso en Valencia. En consecuencia, fue testigo, y así lo contó a sus millones de lectores y lectoras, de cómo la militancia socialista apoyó a Carmen Calvo y le dio la mayor ovación de todo el Congreso, una ovación en la que los militantes allí presentes abrazaron su figura, y lo que representa, con sus aplausos llenos de cariño y reconocimiento a su trabajo encomiable, a su dedicación incansable a fortalecer la ideología socialista de Pablo Iglesias Posse (por cierto, ¿conoce usted a este inescrutable dirigente e ideólogo socialista? Seríamos capaces de certificar ante la militancia que usted no tiene la menor idea al respecto) que terminaron por hacerla llorar de emoción. A usted le dieron la ovación de rigor cuando fue presentado el domingo como miembro de la Ejecutiva… y nada más.

¿Quiere hacer historia en el PSOE? Trabaje para defender los derechos del colectivo al que usted representa pero sin atentar contra el resto. No pretenda imponer su manera de pensar quitándose de en medio a aquellos que se oponen con argumentos a los que no puede responder por su incapacidad absoluta. «Señer» Gutiérrez, ¿conoce usted el respeto, la verdad, y la palabra? Seguro que no. Trabaje, luche, pero no imponga ni encuentre la solución en el exterminio porque, entonces, tal vez, se equivocó de color y le vendría mejor el verde esmeralda.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído