lunes, 20mayo, 2024
22.4 C
Seville

«Es una barbaridad la falta de atención a un menor autista con una enfermedad rara por parte de las instituciones vascas y Osakidetza»

Entrevista a Francisco Gómez Llorente, abogado de la familia de un menor de Irún (Guipúzcoa) que padece síndrome de Cushing y al que la Diputación Foral de Guipúzcoa, la Viceconsejería de Sanidad del Gobierno vasco y el servicio de salud Osakidetza habrían negado atención. El joven de 16 años, además podría ser objeto de un ingreso no voluntario en un psiquiátrico, a lo que la madre y el letrado de oponen

Juan Carlos Ruiz
Juan Carlos Ruiz
Periodista y Licenciado en Ciencias de la Información
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

La madre es la única que ha estado buscando atención médica especializada para el menor…

Sí. Ellos están empadronados en Irún y la razón de estar en Madrid es porque llevan unos meses allí intentando que especialistas, bien de la sanidad pública o de la sanidad privada, atiendan al niño. El problema es que esto es una cuestión de dinero, como todo, y los Servicios Sociales en España dejan mucho que desear.

En el parto ya hubo problemas.

El niño tuvo ya problemas en el parto, a pesar de que en la Policlínica de Guipúzcoa se ocultaron estas circunstancias. El niño tuvo un retraso motor y cognitivo importante hasta el punto de que a los 4 años empezó a andar, pero empezó a andar porque la madre se encargó de llevarle a Rusia y Ucrania, porque aquí prácticamente desahuciaron al niño en cuanto a la posibilidad de andar. Sin embargo, allí consiguieron rehabilitarle y que el niño anduviera. Cuando ella vuelve a España el niño empieza a tener problemas y entonces a los 6 o 7 años al niño le diagnostican un síndrome autista, y nada más, sin que consideren que existe ninguna otra enfermedad. Al los dos años el niño sigue evolucionando y se ve que su desarrollo empieza a ser muy distinto al que corresponde a un niño normal hasta el punto de que el niño, a día de hoy, para que te hagas una idea, tiene 16 años, mide 2 metros y pesa aproximadamente unos 145-150 kilos.

La cuestión es que, en el Hospital del Bidasoa y en el ambulatorio de Irún al niño le ve un médico, el Dr. Moreno, que vuelve a diagnosticar en 2016 que tiene autismo, nada más. Pero, aún así, la madre empieza a observar una serie de características en el menor que casi delatan la posible existencia de una enfermedad rara que se llama síndrome de Cushing, esto añadido además a una serie de patologías que empiezan a manifestarse, como es, por ejemplo, hipertensión, hipercortisolismo, macroadenomía, en fin, una serie de patologías que cada vez evidencian más la existencia de este síndrome.

¿Se le diagnosticó en el País Vasco?

Por más que la madre trata de que a su hijo se le diagnostique en el País Vasco – ella envía multitud de cartas solicitando ayuda médica a Osakidetza, a la Viceconsejería de Salud del Gobierno vasco- le dicen que el niño está sano. Todo esto sin verle, partiendo de los informes que existían previamente y deniegan su atención. En 2021, después de mucho insistir la madre, consigue una derivación a los Servicios de Neurología, Nefrología y Endocrinología del Hospital Niño Jesús, por parte de Osakidetza. Entonces acude a Madrid con el niño y cuando va a concertar las visitas se encuentra con que el Hospital del Niño Jesús le dice, claramente, que rechazan la derivación porque ellos han recibido información de que el niño no tiene nada, y rechaza la derivación. Entonces la madre se tiene que volver con el niño a Irún, con todos los problemas que genera un niño que tiene esta problemática.

El Ayuntamiento de Irún, pretende que ella abandone la vivienda de acogida que le ha facilitado, y empiezan una actuación tendente a informar sobre una posible necesidad de protección aplicando la Ley3/2005 del Menor y la Adolescencia del País Vasco.

¿Solicitó ayuda a los Servicios Sociales?

Previamente, la madre había solicitado ayuda de los Servicios Sociales de Irún y de la Diputación Foral de Guipúzcoa para que a su hijo se le atendiera médicamente. Es decir, que por parte de estas instituciones pues se llevaron a cabo las actuaciones necesarias para conseguir la atención médica de su hijo. La cuestión es que pasa el tiempo, no hacen caso, de hecho contestan diciendo que eso no es competencia de ellos.

Entonces, el Ayuntamiento de Irún, pretende que ella abandone la vivienda de acogida que le ha facilitado allí y empiezan una actuación tendente a informar sobre una posible necesidad de protección aplicando la Ley3/2005 del Menor y la Adolescencia del País Vasco. Emiten un informe si ver al menor. La base de eso son supuestas situaciones ocurridas en la calle, en algún establecimiento donde el menor ha mostrado una conducta no agresiva, pero que demuestra la frustración al no que tiene el niño, que es como un bebé en ciertas cosas. Entonces hay algún incidente con algunos establecimientos que no quieren atender al niño, que no le dejan entrar. No es un niño agresivo ni problemático. Él actúa como un niño que tiene una edad mental de 2 o 3 años. Entonces, se emite un informe que se remite a la Diputación Foral de Guipúzcoa para que ellos elaboren o empiecen un expediente de protección.

¿Ahí se iniciaron las acciones legales?

Sí. Primero contra quienes han elaborado el informe del Ayuntamiento de Irún hasta el punto de que yo presento una querella criminal contra las dos responsables del informe más la responsable del Servicio de Bienestar Social, que es la persona que se encarga en este caso de la situación de la vivienda donde la madre vive con su hijo. Esta querella se admite a trámite y se está tramitando en el Juzgado Nº1 de Irún.

También hay una querella criminal contra unos ertzainas y contra el dueño de un bar por una actuación totalmente desmedida, y además que las actuaciones policiales se tergiversaron, haciendo responsable a la madre de una supuesta actitud de desobediencia, que ni siquiera calificaron como delito, sino simplemente como una cuestión administrativa, pues de alguna manera para engordar el expediente que el Ayuntamiento de Irún envió a Diputación.

Y entonces Diputación empieza su actuación. Nos citan, y en todas las citaciones yo, como letrado, les manifiesto que vale, que estamos dispuestos a acudir, pero queremos grabar lo que son las entrevistas. Es un derecho que nos asiste. La ley del Menor en ningún caso lo impide. Entonces ellos en principio se están negando hasta que llega un punto en el que yo obtengo la admisión a trámite de la querella. Esto fue en marzo de este año.

Ante la negativa de los Servicios Sociales vascos, de Osakidetza y de la Viceconsejería de Sanidad de prestarle asistencia al niño, se ve abocada a ir a Madrid buscando desesperadamente especialistas porque las patologías del menor van evolucionando de una forma muy rápida

Entonces acudimos la madre y yo con el fin de decirles que tenían que parar el expediente porque había un procedimiento penal en marcha. Ellos me contestan, por escrito, diciendo que no van a parar el expediente. De allí nos marchamos y todas las reuniones a las que nosotros hemos estado dispuestos a ir, porque así está en los correos, manifestamos siempre, en todos los casos, que queremos llevar un medio de grabación de audio para grabar el contenido de la entrevista. Se nos niega siempre este derecho pero, en cualquier caso, pasan los meses, y de la lectura de la Ley del Menor 3/2005 del País Vasco se desprende que la Diputación tiene tres meses para emitir la resolución correspondiente o bien puede prorrogar ese plazo siempre y cuándo dicte una resolución motivada que haga necesaria esa prórroga por otros tres meses. Como yo tengo conocimiento de que el expediente se recibe en la Diputación Foral en noviembre de 2021 y, por tanto, en febrero hubiera finalizado el primer plazo, dando por sentado de que hubiera posibilidad de una prórroga, aunque nunca hubo una resolución motivada acordando dicha prórroga, haciendo gala de una interpretación flexible de la Ley entiendo que el expediente sí debería estar caducado en mayo. Entonces, en junio presento un escrito en la Diputación diciendo que procede que se archive el expediente.

¿Qué les dijeron?

Entonces Diputación dice que esto no es un procedimiento ordinario de protección al menor, cuando sí lo es, porque tenemos todas las resoluciones que nos han estado enviando desde Diputación de un procedimiento ordinario, no de un procedimiento de urgencia. El caso es que, al día de hoy, ellos no han dictado ninguna orden foral que acuerde o bien la protección del menor por alguna circunstancia o bien declare la desprotección o el desamparo. No existe nada.

En junio, madre e hijo viajan a Madrid en busca de una solución al problema…

Ante la negativa de los Servicios Sociales vascos, de Osakidetza y de la Viceconsejería de Sanidad de prestarle asistencia al niño, se ve abocada a tener que ir a Madrid buscando ya desesperadamente especialistas porque las patologías del menor van evolucionando de una forma muy rápida, la enfermedad de Cushing es una enfermedad rara y encima puede ser letal. La situación es que el niño empieza a tener cada vez con más frecuencia episodios convulsivos, perdida de conocimiento, se está manifestando alguna situación de posibles trastornos epilépticos, tiene problemas cardiacos que pueden necesitar estudio.

Incluso en un momento determinado, no sé de dónde habrá salido esto, dicen que si el niño puede tener una alternación del cariotipo del gen número 9 de su ADN cromosómico. Esto es falso absolutamente, porque obran en nuestro poder distintos informes médicos de Francia donde se dice que no existe ningún tipo de alteración genética de ninguna clase.

El País Vasco se ha estado poniendo en comunicación con todos los hospitales del servicio público de Madrid para informar de que el niño no tiene nada.

Mientras está en Madrid todos los días acudiendo a todos los hospitales, desde la Fundación Jiménez Díaz, pasando por el 12 de Octubre, Moncloa, el Hospital de la Princesa, el último ha sido Puerta de Hierro. Por supuesto, va a clínicas privadas porque ella en su momento suscribe una póliza de seguro privado que está muy limitada precisamente por la patologías del niño. Entonces en las cuestiones más urgentes le pueden atender en Ruber, en la Clínica Virgen del Rosario, etc, etc…el caso es que en todos los hospitales cuando va la primera vez sin que se sepa quién es ella ni de dónde viene, cuando ellos, en los hospitales, le ofrecen la posibilidad de diagnosticar y tratar al niño, ella manifestando que lo que hace falta es un ingreso programado del menor para hacerle todas esas pruebas en el menor tiempo posible, dadas las circunstancias del niño, se encuentra con que, en el momento que ellos recaban información introduciendo el nombre y apellidos del menor en los ordenadores, salta inmediatamente toda la información desde el País Vasco. Es decir, el País Vasco se ha estado poniendo en comunicación con todos los hospitales ser servicio público de Madrid para informar de que el niño no tiene nada.

Me decía que, en algunos hospitales, le han llegado a llamar mentirosa a la madre…

Y que incluso la madre puede tener algún tipo de trastorno, algo que me parece gravísimo ya, porque rozamos las calumnias. Y bueno, ella sigue insistiendo a través de distintos médicos e informes que, además, efectivamente, en todos los hospitales de Madrid, eso sí, incluidos algunos privados como la Fundación Jiménez Díaz o el Hospital de la Princesa, aparte de los centros y médicos privados, que ha tenido que sufragarse ella, porque en ningún momento aquí Osakidetza ha soltado ni un duro para que ella pueda estar en Madrid, ni quiere hacerlo, porque esto en el fondo es muy grave. Tan grave que es evitarse por un lado tener que pagar un tratamiento muy costoso y la situación de lo que puede significar el que unos Servicios Sociales, porque en el fondo, y esto está ya más que contrastado, cada vez que se hacen cargo de un menor en una provincia, pues lógicamente ellos perciben unas asignaciones económicas, con lo cual hay doble componente económico en todo esto.

Lo que pretenden en Osakidetza es prácticamente meter al niño en un psiquiátrico y que allí le tengan como si fuera…pues como sucede en estos casos, que ya conocemos lo que ocurre en los psiquiátricos y con los menores.

Ya en Madrid, ella recibe una comunicación.

Ella está junio, julio, agosto, y a finales de septiembre recibe una comunicación del Juzgado nº 4 de Irún donde se le dice que tiene que comparecer el día 4 de octubre. Nosotros nos personamos en este procedimiento, con procurador, con mi presencia, y manifestamos que ella está en Madrid y que se suspenda la comparecencia prevista para el día 4 porque lógicamente no sabemos a qué obedece todo esto. Entonces se suspende esa comparecencia, ella acude a los Juzgados de Madrid de Primera Instancia para hacer un apoderamiento a favor de la procuradora, porque es un requisito previo, y cuál es nuestra sorpresa, que la Diputación Foral inicia un procedimiento civil sin ser parte legitimada. Es decir, el único que podría haber iniciado un procedimiento en este tema hubiera sido el Ministerio Fiscal. Lo inicia la Diputación Foral aportando el expediente que ellos habían elaborado de una forma totalmente arbitraria y, por supuesto, prácticamente sin ver al menor. A pesar de que se dice en una de las resoluciones que se cite a la madre y al niño para una comparecencia que, supuestamente, se tenía que celebrar el 1 de agosto, a su domicilio nunca ha llegado una carta, nunca ha habido citación de ninguna clase. Y en Irún hay una persona encargada de recoger el correo de su casa.

Y además nos encontramos un informe forense que se hace solamente en base a la documentación de la Diputación, que además es la Diputación la que lo pone a disposición del forense. Es decir, aquí, la Diputación Foral de Guipúzcoa está obrando como juez y como parte. El forense emite informe diciendo que el niño necesita servicios médicos, pero con las menores interferencias posibles, lo que viene a significar -porque una de las cosas que acusa Diputación es que la madre pone trabas al tratamiento médico del niño, lo cual no es cierto, porque es ella la que está buscando en todo momento la atención médica de su hijo- que lo que pretenden en Osakidetza es prácticamente meter al niño en un psiquiátrico y que allí le tengan como si fuera…pues como sucede en estos casos, que ya conocemos lo que ocurre en los psiquiátricos y con los menores.

El día 23 de septiembre hay un auto donde la juez acuerda que al niño se le lleve a las dependencias de Psiquiatría del Hospital de Donosti y que se oficie a la Ertzaintza para que procure lo que tengan por oportuno para proceder al ingreso no voluntario.

Sí. Es decir, que si tienen que emplear la fuerza, pues que la empleen. La cuestión es que emplear la fuerza significa no tener en cuenta las circunstancias del niño y, segundo, que además el niño ha empezado a mostrar síntomas de osteoporosis hasta el punto de que, precisamente, en uno de los ataques convulsivos que le dio en Madrid al niño, pues resulta que entre la Policía, los Servicios del 112 queriendo forzar el meter al niño en una ambulancia le partieron un hombro. El niño ahora mismo está con una fractura de húmero en tratamiento.

coge la trabajadora social y presenta directamente la demanda, en estos términos. se la habrán redactado y ella es la que la habrá firmado…en fin, actuando de una forma tan fuera de la ley y tan irregular que es asustante el asunto.

La primera citación que recibe por parte del Juzgado Nº4 esta mujer es la comparecencia para el 4 de octubre que me imagino que sería para notificarle el auto. El caso es que nosotros nos personamos y es el día de hoy que, formalmente, el auto, no nos lo han notificado. Nosotros hemos tenido conocimiento de esto porque la procuradora consiguió hacer copias de la totalidad del procedimiento judicial, y ahí es donde vimos todo este desaguisado.

¿Qué medidas van a adoptar seguidamente?

Yo tengo planteado en este momento un incidente de nulidad contra esta resolución y contra todo el procedimiento por indefensión, por litispendencia, porque existe además una situación de falta de legitimación activa por parte de la Diputación en iniciar este expediente, en presentar una demanda. Lo hacen además sin ni siquiera el abogado de la comunidad, sin ningún tipo de postulación. Es decir, coge la trabajadora social y presenta directamente la demanda, en estos términos, se la habrán redactado y ella es la que la habrá firmado…en fin, actuando de una forma tan fuera de la ley y tan irregular que es asustante el asunto.

En días pasados se han permitido aportar unos correos de unas supuestas comunicaciones que la Diputación Foral está teniendo con hospitales de Madrid, y vienen a decir falsamente que la madre se niega a que se hagan los tratamientos que en los hospitales se la manifiestan, cuando obra en mi poder documentación diciendo que cualquier tipo de actuación requeriría sedación del menor, y esa sedación no es viable porque el niño es un paciente de altísimo riesgo. Es decir, cualquier tipo de sedación podría matarle. Yo presento un recurso contra el hecho de que se permita que la diputación presente este tipo de correos, porque además lo hacen sin ni siquiera seguir las normas que dice la ley en cuanto a la presentación telemática de escritos. O sea, cogen y mandan por correo electrónico al juzgado unos correos y ya está…y ancha es Castilla.

Toda esta situación puede llevar a lesiones graves, incluso a la muerte del menor. Eso constituiría la posible consideración de la existencia de un posible delito de lesiones o de homicidio.

Y luego, a mayores, tengo que ir a la suspensión del procedimiento, que he aportado 19 folios, para aportar algo muy significativo de documentación que acredita la gravedad de todo lo que está sucediendo y poniendo en conocimiento que toda esta situación puede llevar a lesiones graves, incluso a la muerte del menor, y que eso constituiría, en todo caso, la posible consideración de la existencia de un posible delito de lesiones o un posible delito de homicidio y que, en este punto, se solicita urgentemente que se suspenda la tramitación de todo este procedimiento.

¿Les han respondido?

Es el día de hoy que no se ha resuelto. Sí que es verdad que Su Señoría ha dado traslado inmediatamente del incidente de nulidad al Ministerio Fiscal. Esto es una auténtica barbaridad, porque el auto además… bueno, yo en 35 años que llevo de ejercicio, jamás he visto un auto que determine una serie de medidas sin haber visto al menor, que es lo mínimo que se debe exigir.

¿Qué pasos van a seguir?

Ante esto yo voy a plantear, de momento, la querella criminal contra los Servicios Sociales de de la Diputación Foral, contra el médico forense, contra una funcionaria del Ayuntamiento de Irún que es la que al parecer se está encargando de buscar información en distintos hospitales de Madrid acerca de las actuaciones de la madre y el niño y, aparte de esto, no lo descarto, porque entiendo que el procedimiento que se ha seguido es irregular, se ha generado una indefensión, se ha dictado una resolución a sabiendas de que es contraria a Derecho y nos podríamos encontrar ante una posible prevaricación por parte de Su Señoría. Y ya veríamos a ver si la propia representante del Ministerio Fiscal.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído