lunes, 27mayo, 2024
31.7 C
Seville

Escándalo en Reino Unido: se compraron productos sanguíneos contaminados para tratamientos, porque eran «más baratos»

Según un documento de la investigación, "el gobierno británico estaba dispuesto a arriesgarse a infectar a los pacientes del NHS"

- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

El diario británico The Guardian abre hoy su portada con una impactante noticia: Reino Unido cambió productos sanguíneos letales estadounidenses para ahorrar dinero, según señalan las actas. Los activistas en esta batalla judicial, afirman que un documento interno de Inmuno AG, de 1976, demuestra la negligencia del gobierno británico.

Según señala la publicación, «el gobierno británico estaba dispuesto a arriesgarse a infectar a los pacientes del NHS (servicio público de salud, por sus siglas en inglés), para obtener productos sanguíneos «a menor precio», según un documento que, según los activistas, demuestra la culpabilidad del Estado y las empresas en uno de los peores escándalos de la historia del país».

A finales de mayo se dará a conocer el informe

Una investigación pública sobre las muertes de 2.900 personas infectadas con enfermedades como el VIH y la hepatitis se hará pública a través de un informe en el próximo mes de mayo, cuando se cumplen cuarenta años desde que el NHS comenzase a recetar sangre y productos sanguíneos, incluidos los provenientes de drogadictos, presos y prostitutas proveniente de Estados Unidos.

The Guardian revela hoy que, entre los miles de documentos presentados en esta investigación, han surgido actas internas de la empresa farmacéutica, según los demandantes, que proporcionan la última prueba sobre la «codicia comercial y la negligencia estatal que destruyeron miles de vidas».

Empresa Austriaca Inmuno AG

En noviembre de 1976, la compañía austriaca Inmuno AG, importante proveedor del Departamento de Salud británico, buscaba un cambio de licencia para poder suministrar un producto sanguíneo que habían obtenido de las personas que recibían dinero por vender su sangre en Estados Unidos. Se prefirió este producto en lugar del que provenía de donantes en Europa, por ejemplo.

Según el acta de la reunión de médicos de dicha empresa farmacéutica, se habría «demostrado» que el concentrado Kryobulin2, elaborado a partir de plasma estadounidense, presentaba un «riesgo de hepatitis significativamente mayor» que el de Australia y Alemania.

La empresa llegó a la «conclusión» de que Reino Unido prefería el plasma proveniente de Estados Unidos, que era más barato. En el acta de la reunión se recogió que «Kryobulin 2 será significativamente más barato que Kyobulin 1, porque el mercado británico aceptará un mayor riesgo de hepatitis por un producto de menor precio. A largo plazo Kryobulin 1 desaparecerá del mercado británico».

Acusan a Sunak de retrasarse en el pago de indemnizaciones

El Gobierno británico se ha disculpado públicamente en los últimos años, reconociendo el escándalo y su gravedad. Sin embargo, las personas demandantes exigen a Sunak celeridad, y le acusan de la demora en el pago de las indemnizaciones a las personas afectadas. Se han realizado ya alrededor de 4.500 pagos de compensación provisional por valor de 100.000 libras esterlinas a las víctimas o a sus viudos, pero deja todavía a dos tercios de las familias sin reparación.

Señala The Guardian que un total de 1.170 personas han muerto como resultado de las infecciones derivadas de estos productos, incluidos entre ellos decenas de niños. Fueron infectados a través de un producto llamado Factor VIII, del cual Kryobulin era una de las marcas.

Theresa May inició la investigación pública

Fue bajo mandato de Theresa May, en 2017, cuando se abrió la investigación de manera pública, después de que centenares de víctimas iniciaran una demanda colectiva ante el Tribunal Supremo. La acción judicial ha sido puesta en suspenso mientras la investigación pública, impulsada por el gobierno, sigue su curso.

Los hechos que se están dando a conocer gracias a esta investigación están siendo un duro golpe para la sociedad británica, que está ahora mismo descubriendo que en las décadas de 1970 y 1980, el gobierno eliminó documentación y decidió no informar a las víctimas que habían sido infectadas, aunque tuviera conocimiento de ello.

En Francia ocurrió algo similar en la década de 1990, lo que hizo al gobierno británico negar la mayor, viendo lo que podía sucederles. Así, al menos, lo consideran los demandantes, a tenor del comportamiento de las autoridades que se está conociendo ahora.

Immuno AG fue comprada por la empresa estadounidense Baxter International en 1996 por 715 millones de dólares, que escindió su negocio de productos sanguíneos en 2015 y lo vendió a Shire Plc. Esa empresa fue adquirida por Takeda Pharmaceuticals en 2019.

En España, en octubre de 1991 se reconocía por parte del Ministerio de Sanidad que 1.509 españoles habían contraído la infección de VIH mediante transfusión o hemoderivados. En el Real Decreto-ley 9/1993, de 28 de mayo, se conceden ayudas a los afectados por el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) como consecuencia de actuaciones realizadas en el sistema sanitario público.

Según un estudio del Hospital Clínico y la residencia de Vall d’Hebron, publicado en 1990, se señalaba que el «10% de los enfermos que reciben una transfusión sanguínea quedan contagiados por el virus de la hepatitis C».

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído