sábado, 20abril, 2024
15.7 C
Seville
Advertisement

La justicia ciega

José Miguel Ruiz Valls
José Miguel Ruiz Valls
Licenciado en derecho por la UNED. Cambió el oficio de abogado por el de escritor tras más de 20 años de práctica forense. Autor de los libros de ensayo "Todo Tiene Una Razón" y "Todo Al Revés”.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

Veo a la doctora Nadiya Popel en el banquillo y me parece estar viendo a Jesús ante el Sanedrín. Habiéndola acusado de administrar tratamientos inadecuados, ¿como puede ser juzgada por alguien que nada sabe de medicina? ¿Cómo puede un juez decidir qué tratamiento es el adecuado? Pues porque los jueces tienen licencia para decidir lo que está mal y lo que está bien en todo tipo de asuntos. ¿Cómo se preparan para acertar en tan trascendental labor? Memorizando un montón de normas (Sobre todo procesales).

¿Demuestra más inteligencia quién aprende, de memoria, la guía telefónica? ¿Guardan relación memoria e inteligencia? Sí, pero la inversa. Las personas inteligentes llevan muy mal eso de leer, la misma cosa, una y otra vez. Ellos y ellas prefieren leer, cada vez, algo distinto porque su deseo es aumentar su conocimiento y no puede colmarlo quién vuelve, una y otra vez, a la misma cosa. Son los menos curiosos los que suelen puntuar más en las oposiciones. Son los individuos más serviles los que están dispuestos a leer repetidamente el mismo artículo, hasta memorizarlo (Catorce horas diarias dedicaba el hermano de un amigo mío y decía que era lo normal). ¿Qué puede gustar más a los políticos que tener funcionarios serviles?

El sistema de oposiciones -No hablo solo de la judicatura- está diseñado para evitar que se cuelen en la administración personas inteligentes, curiosas, independientes; pues tal tipo de personas no aceptan, de buen grado, ejecutar las imbecilidades que se les ocurren a los políticos de turno, quienes también diseñaron el sistema para librarse de cualquier oposición (Eso explica que, en mi tierra, se obligara a todos los funcionarios a tener cierto grado de valenciano siendo el presidente de la Generalitat un murciano, cien por cien castellanoparlante).

Si los afectados por las oposiciones fueran inteligentes, se unirían en una plataforma, y proyectarían toda la mala leche que acumularon en sus años de oposición, contra esos políticos que les amargaron la vida (Muchos de ellos incluso desarrollan tics nerviosos, síntomas de fractura mental causada por  la constante lucha entre una parte de la mente del opositor, que quiere dejar de repetir, y otra que se propone seguir haciéndolo). ¿No es eso mismo lo que se consigue traumatizando al personal?

¿Cuándo, señores jueces, tienen previsto juzgar a todos esos políticos que ordenaron tratamientos inadecuados para los ancianos que estaban internados en residencias cuando empezó el «pandemónium»? ¿Treinta mil certificados de defunción no son prueba suficiente? ¿Y los muertos entubados, que un famoso periódico neoyorkino cifró en casi el cien por cien? ¿Un tratamiento adecuado que lleva a la muerte a casi todos los que lo reciben? Y esas personas, cuya muerte es casi segura, estadísticamente hablando, ¿no pueden decidir jugársela con tratamientos «alternativos» como el de la Dra. Popel?

Si esos jueces fueran inteligentes, podrían pensar que, algún día, pueden verse en la misma tesitura de ser sedados hasta la muerte en una residencia; pero el hecho de que estén juzgando a una mujer valiente, «empoderada», como lo es la Dra. Popel, cuyo gran delito es dar esperanza a los desahuciados por la «medicina convencional» e incluso curar a alguno de ellos, demuestra poca lucidez. ¿Por qué denuncian los Colegios de Médicos a los médicos «alternativos» sino por la mala publicidad que supondría, para esos colegios y para la industria farmacéutica que los financia, que algún desahuciado se curara utilizando «tratamientos alternativos»?

Son muchos los que, hoy en día, esperan la segunda venida de Jesús (No yo, que tengo claro que Jesusos ha habido en todos los sitios, en todos los tiempos) pero, en cualquier caso, sí me gustaría preguntar, a todos esos que esperan ¿Cómo esperáis reconocerlo? ¿Y si, esta vez, no fuera LO y fuera LA? ¿Cabe la posibilidad de que, en la segunda venida, encarne en un cuerpo femenino? ¡Fíjate que, a los inteligentes, no les gusta repetir!

Veo lo que están haciendo con la doctora Nadiya Popel y con la doctora Teresa Forcades y no puedo evitar ver a dos Jesusas ante el Sanedrín. ¿Juzgando a la buena gente y amparando a la mala? ¿Hacen falta más pruebas de ceguera judicial?

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

2 COMENTARIOS

  1. no te equivoques josé miguel. ni los jueces ni los políticos son tontos. saben muy bien lo que hacen. mira si no, dónde viven, cómo comen, visten y viajan. de tontos no tienen un pelo.

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
Advertisement
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído