lunes, 24junio, 2024
25.3 C
Seville

La realidad de los fijos discontinuos mata el relato de Pedro Sánchez

La duración media de los contratos en la España de Sánchez no supera los 46 días y la jornada se reduce a las 31 horas semanales

José Antonio Gómez
José Antonio Gómez
Director de Diario16. Escritor y analista político. Autor de los ensayos políticos "Gobernar es repartir dolor", "Regeneración", "El líder que marchitó a la Rosa", "IRPH: Operación de Estado" y de las novelas "Josaphat" y "El futuro nos espera".
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

La situación real del mercado laboral en la España de Pedro Sánchez es peor que la que se encontró en 2018 cuando accedió a la Presidencia del Gobierno tras la moción de censura contra Mariano Rajoy.

Se ha reducido el número de parados, pero es una realidad que lo que eso se está consiguiendo a través de una parcelación de los puestos de trabajo disponibles o, directamente, con la destrucción de horas transformando empleos que eran de jornada completa a jornada parcial.

Es cierto que se ha incrementado el número de contratos indefinidos. Sin embargo, eso no es sinónimo de que se haya mejorado en lo referente a la precariedad y la estabilidad del empleo. Los empresarios han aprovechado la figura del fijo discontinuo para crear una nueva categoría de trabajadores temporales, además de que se está incrementando el número de contratos indefinidos con jornada parcial.

Para entender esto, más allá del clickbait que pretende el aparato de propaganda monclovita, no hay más que acudir y analizar en profundidad los datos de paro registrado publicados por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) y la Encuesta de Población Activa (EPA) del Instituto Nacional de Estadística (INE), además de los informes de cotizaciones de la Seguridad Social.

Los documentos oficiales del gobierno de Pedro Sánchez muestran elementos muy preocupantes para las clases medias y trabajadoras de España. Mientras los beneficios empresariales se están disparando, las bases de cotización de las personas con contrato indefinido han subido entre 2021 a 2023 muy por debajo del IPC. Al mismo tiempo se ha producido un incremento de los trabajadores contratados a tiempo parcial.

Por otro lado, desde que entró en vigor la reforma laboral, el contrato más devaluado ha sido, precisamente, el fijo discontinuo, el que está salvando las cifras de desempleo a Pedro Sánchez: sus bases de cotización no es que hayan crecido por debajo de la inflación sino que, directamente, han disminuido.

En concreto, con una inflación media acumulada del 15,05%, los trabajadores indefinidos a tiempo completo sólo incrementaron su base de cotización en un 4,2%. Por otro lado, aquellos con jornada a tiempo parcial apenas tuvieron una subida de medio punto.

La tipología contractual que está permitiendo que se pronuncien los discursos triunfalistas de los aparatos de propaganda de la Moncloa, del PSOE y de Sumar es la del fijo discontinuo. No es una figura nueva, dado que lleva en la legislación española desde hace décadas. Sin embargo, ahora los empresarios le están dando un uso presuntamente fraudulento que también beneficia al gobierno.

El fijo discontinuo es el que más ha crecido desde que Sánchez logró aprobar la reforma laboral gracias al voto de un diputado del Partido Popular. Sin embargo, la precariedad que supone la nueva interpretación que los empresarios le están dando a este tipo de contrato, con la permisividad del gobierno, se traduce en que las bases de cotización se han reducido en cerca de un -4% para los que tienen jornada completa y en un -10% para la jornada parcial.

Estas cifras demuestran cómo desde que Sánchez logró aprobar su reforma laboral el contrato indefinido se ha precarizado. La duración de los contratos no supera los 46 días a pesar de que este tipo de relación contractual ya supone más del 40% de los empleos generados. Más del 50% de esos contratos tienen jornadas reducidas, ya sea por la parcialidad, ya sea por la discontinuidad.

La jornada media de los indefinidos apenas supera las 30 horas semanales, lo que implica que los salarios se están reduciendo mientras que los beneficios empresariales alcanzas cifras récord. Evidentemente, a menor salario, menor cotización a la Seguridad Social, lo que podría ser interpretado como una reforma encubierta del sistema de pensiones.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

1 COMENTARIO

  1. El artículo hace continuamente referencia al gobierno de Sánchez, si cierto, es el gobierno de Sánchez, pero digo yo que en el tema laboral algo tendrá que ver la TREPA VENDE OBREROS de Yolanda Díaz y los Sindicatos TRAIDORES al trabajador.

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído