jueves, 18abril, 2024
23.4 C
Seville
Advertisement

Los agricultores de la UE podrán establecer excepciones durante un año a determinadas normas agrícolas

La propuesta de la Comisión está calibrada para ofrecer el equilibrio adecuado entre una ayuda adecuada a los agricultores que se enfrentan a numerosas crisis, por un lado, y proteger la biodiversidad y la calidad del suelo, por el otro

Juan Carlos Ruiz
Juan Carlos Ruiz
Periodista y Licenciado en Ciencias de la Información
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

La Comisión Europea ha propuesto permitir a los agricultores de la UE acogerse a derogaciones para el año 2024 de las normas de la Política Agrícola Común (PAC) que les obligan a mantener determinadas zonas no productivas. La propuesta de la Comisión, enviada a los Estados miembros proporciona una primera respuesta política concreta para abordar las preocupaciones sobre los ingresos de los agricultores. También responde a las solicitudes expuestas por varios Estados miembros en las reuniones del Consejo de Agricultura.

Para recibir el apoyo de la PAC al que tienen derecho, los agricultores deben respetar un conjunto mejorado de nueve normas beneficiosas para el medio ambiente y el clima. Este principio de condicionalidad se aplica a cerca del 90% de la superficie agrícola utilizada en la UE y desempeña un papel importante en la integración de prácticas agrícolas sostenibles. Este conjunto de normas básicas se conoce como BCAM, que significa “buenas condiciones agrícolas y ambientales”.

La norma BCAM 8 exige, entre otras cosas, dedicar una proporción mínima de tierra cultivable a áreas o características no productivas . Normalmente se refiere a tierras en barbecho, pero también a elementos como setos o árboles. Las explotaciones con menos de diez hectáreas de tierra cultivable suelen estar exentas de esta obligación. Ahora, la Comisión ofrece la posibilidad de que todos los agricultores de la UE queden exentos de este requisito y sigan teniendo derecho a recibir el pago directo básico de la PAC.

En lugar de mantener la tierra en barbecho o improductiva en el 4 % de sus tierras cultivables, se considerará que los agricultores de la UE que cultivan cultivos fijadores de nitrógeno (como lentejas, guisantes o habas) y/o cultivos intermedios en el 7% de sus tierras cultivables cumplen los requisitos. 

Los cultivos intermedios son plantas que crecen entre dos cultivos principales. Estos cultivos pueden servir como forraje para los animales o como abono verde. El uso de cultivos fijadores de nitrógeno y cultivos intermedios aporta una serie de beneficios ambientales para la salud del suelo, incluida la biodiversidad del suelo y la limitación de la lixiviación de nutrientes. Los cultivos se desarrollarán sin productos fitosanitarios para mantener la ambición medioambiental de la PAC.

La propuesta de la Comisión está calibrada para ofrecer el equilibrio adecuado entre una ayuda adecuada a los agricultores que se enfrentan a numerosas crisis, por un lado, y proteger la biodiversidad y la calidad del suelo, por el otro.

El Reglamento se aplicará retroactivamente a partir del 1 de enero de 2024. Los Estados miembros que deseen aplicar la excepción a nivel nacional deberán notificarlo a la Comisión en un plazo de 15 días para que los agricultores puedan ser informados lo antes posible.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha afirmado que «Los agricultores son la columna vertebral de la seguridad alimentaria de la UE y el corazón de nuestras zonas rurales. El compromiso duradero de la Comisión se materializa a través de nuestro presupuesto de Política Agrícola Común valorado en 386.700 millones de euros, que ayuda a estabilizar los ingresos de los agricultores europeos, al tiempo que recompensa sus esfuerzos en materia de clima y sostenibilidad. La medida ofrece flexibilidad adicional a los agricultores en un momento en el que se enfrentan a múltiples desafíos. Seguiremos colaborando con nuestros agricultores para garantizar que la PAC logre el equilibrio adecuado entre responder a sus necesidades y seguir proporcionando bienes públicos a nuestros ciudadanos».

El problema de fondo

Los agricultores se enfrentan a una gama excepcional de dificultades e incertidumbres. En particular, el último año se ha caracterizado por un número importante de fenómenos meteorológicos extremos, incluidas sequías, incendios forestales e inundaciones en diversas partes de la Unión. Estos eventos afectan la producción y los ingresos, así como la ejecución y el calendario de las prácticas agronómicas normales, lo que implica una fuerte presión sobre los agricultores para que se adapten.

Los altos precios de la energía y los insumos resultantes de la agresión de Rusia contra Ucrania, los costos de vida/inflación, los cambios en los flujos comerciales internacionales y la necesidad de apoyar a Ucrania han creado más incertidumbres y presión en el mercado. El precio de los cereales también disminuyó drásticamente en comparación con 2022, lo que llevó al valor de la producción de cereales de la UE27 a disminuir de 80 600 millones de euros en 2022 a 58 800 millones de euros en 2023, una reducción de casi el 30 %. En tales condiciones, la obligación de reservar tierras cultivables puede tener un impacto negativo significativo a corto plazo en los ingresos de determinados agricultores.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

1 COMENTARIO

  1. A información de este artículo no se ciñe a la realidad. Algunas partes sí y otras no. Verdades a medias y algunas mentirijillas. Esperaba más de este diario

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
Advertisement
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído