jueves, 13junio, 2024
32.6 C
Seville

Los análisis de laboratorio no detectan los explosivos utilizados en el sabotaje del Nord Stream. ¿Alguien limpió la escena del crimen?

Jeffrey Brodsky
Jeffrey Brodskyhttp://jeffreyabrodsky.com/
Es el único reportero que visitó los cuatro sitios de explosión del sabotaje de Nord Stream. Escribe la sección "Un americano en España" en Diario16. Sus artículos han aparecido en Jacobin, El País, La Vanguardia (en castellano y catalán), Discourse, In These Times y The Copperfield Review, entre otros.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

Los sedimentos recogidos en el lugar de la explosión del Nord Stream no contienen restos de explosivos, según un informe de laboratorio. ¿Se retiraron las pruebas del atentado contra los gasoductos que transportaban gas natural de Rusia a Europa?

Vídeo superior de Agnes Andersson.

Puede que sea el único periodista que ha visitado los cuatro puntos de las explosiones de los gasoductos Nord Stream 1 y 2 en las zonas económicas exclusivas de Suecia y Dinamarca. Gracias a mi expedición a los lugares de las explosiones con Erik Andersson, su hija Agnes, el capitán de nuestro barco y su primer oficial, obtuvimos imágenes de sonar, imágenes submarinas de drones y vídeos que nunca habían sido vistos por el público.

En reportajes anteriores ya revelé la cantidad de explosivos utilizados en cada lugar de las explosiones (19 de junio), el tipo de cargas empleadas y la colocación de las mismas, además de hablar ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre el sabotaje. Esa cantidad exacta de explosivos (entre diez y cincuenta kilogramos) utilizada para destruir los gasoductos era significativamente inferior a la que habían estimado anteriormente otros analistas citados en reportajes externos anteriores. Era la primera vez que se hacía pública la cantidad exacta de explosivos.

En nuestra expedición, recogimos sedimentos del lecho marino del Báltico a una profundidad de unos 80 metros y entre uno y cinco metros del lugar de la explosión del tubo A del Nord Stream 2, en la zona económica exclusiva sueca. Un colega y yo llevamos las muestras a un laboratorio de Alemania para que las analizaran en busca de restos de explosivos. 

Según las Condiciones Generales de los Servicios de Inspección y Análisis de la empresa de análisis, los resultados de laboratorio, “incluidos extractos de los mismos”, solo pueden publicarse, reproducirse o compartirse con terceros “con el consentimiento previo por escrito de la Empresa”. 

En el momento de escribir estas líneas, no se me ha concedido dicho permiso, pero puedo informar de que la empresa en cuestión es uno de los líderes mundiales en pruebas, inspecciones y certificaciones. Además, tanto el análisis que solicité como el laboratorio donde se analizaron las muestras cuentan con la acreditación 17025 de la Organización Internacional de Normalización.

Aunque no puedo publicar los resultados del laboratorio, puedo resumir y parafrasear sus conclusiones.

Video superior de Agnes Andersson

NUESTRA EXPEDICIÓN AL BÁLTICO

Nuestra expedición a finales de mayo de 2023 nos llevó a los cuatro puntos de las explosiones. 

Unos ocho meses antes, el 26 de septiembre de 2022, los gasoductos de Nord Stream, que transportaban gas natural de Rusia a Europa, fueron reventados por explosiones en un ataque que los investigadores suecos calificaron de acto de “grave sabotaje”.

La construcción de los gasoductos costó más de 23.000 millones de dólares, y sus propietarios, operadores y partes interesadas proceden de varios países. El ataque contra ellos es probablemente el acto de ecoterrorismo más grave y el mayor caso de sabotaje industrial de la historia.

La primera explosión se produjo a las doce y tres minutos de la medianoche UTC (Tiempo Universal Coordinado) en el tubo A del North Stream 2, en la zona económica exclusiva danesa (NS2DA). Esa primera explosión tuvo lugar a setenta y ocho kilómetros de distancia de donde se producirían explosiones diecisiete horas más tarde tanto en los tubos A y B del North Stream 1 como en el mismo tubo A del Nord Stream 2 en la zona económica exclusiva sueca.

Nord Stream 1 y Nord Stream 2 tienen dos tubos cada uno. Las explosiones rompieron tres de ellos. Solo el tubo B del Nord Stream 2 permanece intacto.

El 24 de mayo de 2023, nuestro pequeño barco, el “Baltic Explorer”, alcanzó la zona económica exclusiva de Suecia, a treinta y una millas náuticas de la costa de Dinamarca. Allí llegamos al lugar de la explosión en el tubo A del Nord Stream 2 en la zona económica exclusiva de Suecia (NS2SA).

Elegimos esta zona para recoger las muestras de sedimentos porque, como indica el vídeo de nuestra expedición, es el único lugar, tanto del Nord Stream 1 como del 2, de donde ya había escapado la mayor parte del gas debido a las explosiones previas que rompieron los tubos. Como resultado, el NS2SA “despresurizado” puede ser el único de los cuatro lugares de la explosión en el que la violenta y rápida liberación de presión no dispersó los restos de explosivos demasiado lejos de donde se habían colocado las bombas. 

Como medida adicional, enviamos dos veces el dispositivo de recogida de sedimentos. Una vez en el laboratorio, mi colega y yo mezclamos todos los sedimentos recogidos de cada tubo para prepararlos para el análisis.

   Jeffrey Brodsky en el laboratorio preparando las muestras para su análisis.

                                   

En marzo, los investigadores alemanes revelaron a determinados medios de comunicación que estaban investigando a un equipo de seis personas proucranianas que supuestamente habían alquilado un yate de recreo llamado “Andrómeda” para atacar los gasoductos Nord Stream. A finales de mayo, Der Spiegel reportó que en el “Andrómeda” se habían encontrado restos de material explosivo HMX.

Además de restos químicos de HMX, parece lógico que en el “Andrómeda” se encuentren restos de RDX y quizá de pent.

«En la producción de explosivos RDX, un derivado que también se fabrica es algo de HMX», dijo Mike Vining, técnico retirado de desactivación de artefactos explosivos del Ejército de EE.UU. y operador élite de las Fuerzas Especiales. «El RDX tiene un cierto porcentaje de HMX, por lo que no es sorprendente ver RDX junto con algo de HMX», continuó Vining. «El RDX, el HMX y el pent no se utilizan solos; [se utilizan] sobre todo como mezcla».  

Chuck O’Connor, ex SEAL de la Marina estadounidense y técnico experto en demoliciones, coincidió con Vining. «Los explosivos base utilizados por todos los ejércitos para las demoliciones son principalmente pent y RDX», dijo O’Connor. «Estos explosivos base no se utilizan en su forma cristalizada pura».

Por lo tanto, pedimos un análisis de laboratorio que detectara HMX, RDX y pent, así como más de otras 40 sustancias químicas, incluidas las que se encuentran en TNT, DNT y Semtex, entre otras. 

El análisis solicitado se denominaba “Compuestos nitroaromáticos/explosivos (HPLC)”. Los compuestos nitroaromáticos son, en términos sencillos, sustancias químicas industriales que a menudo se producen comercialmente para su uso como explosivos. 

HPLC son las siglas de cromatografía líquida de alta eficacia o high performance liquid chromatography. La HPLC separa eficazmente cada componente de una mezcla para identificarlos y cuantificarlos. Nuestra prueba también empleó espectroscopia ultravioleta-visible. La espectroscopia UV-Vis se utiliza básicamente para medir cuánto absorbe la luz una sustancia química. Esta absorción medida de la luz puede, a su vez, “determinar la cantidad (o concentración) de una sustancia química conocida.”

Tubos con sedimentos recogidos en el tubo A del Nord Stream 2 en la zona económica exclusiva sueca.

¿POR QUÉ LOS RESULTADOS DEL LABORATORIO NO MUESTRAN RASTROS DE EXPLOSIVOS?

Puede haber varias razones por las que nuestras muestras analizadas no mostraron ningún rastro de explosivos.

Una respuesta sencilla puede ser que simplemente había pasado demasiado tiempo. Recogimos las muestras de sedimentos casi ocho meses después de la detonación de las bombas y, por supuesto, hay corrientes en el mar Báltico que podrían haber dispersado los restos de explosivos lejos de los lugares de la explosión.

Asimismo, existen muchos tipos de análisis. Por lo tanto, tal vez otros tipos de pruebas analíticas de laboratorio arrojarían resultados diferentes. 

Otra explicación puede ser que, para empezar, la empresa de análisis nunca tuvo interés en detectarme restos de explosivos. Quizá buscaron mi nombre en Google y vieron que había escrito anteriormente sobre el sabotaje del Nord Stream, no lo sé. Pero se dieron algunas circunstancias sospechosas. 

En primer lugar, un representante de la empresa me dijo que había un amplio precedente de concesión de permisos a clientes como yo para publicar sus resultados de laboratorio en revistas, comunicados de prensa y otros medios de comunicación.

En segundo lugar, cuando mi colega y yo llevamos las muestras de sedimentos el 16 de junio, nos informaron de que tardaríamos entre cinco y quince días laborables en recibir los resultados. A finales de junio, envié un correo electrónico a la empresa de análisis para preguntar por el estado de los resultados. A pesar de haber rellenado toda la documentación necesaria durante nuestra visita a la oficina de la empresa, e incluso de haber mantenido una conversación de seguimiento con un representante del servicio de atención al cliente a principios de la semana siguiente, las muestras de sedimentos aún no se habían enviado al laboratorio para su análisis. Esto fue un shock, ya que el mismo día que hablé con el representante de atención al cliente, también rellené un formulario en línea y proporcioné la información adicional solicitada. En ese momento, me habían asegurado que no era necesario que hiciera nada más y que las muestras se enviarían rápidamente al laboratorio para realizar los análisis solicitados, ese mismo día o al siguiente. 

Pero esto nunca ocurrió. Cuando a finales de junio envié un correo electrónico a la empresa, me informaron de que no tenían constancia de mí ni de las muestras que mi colega y yo habíamos entregado. Después de intercambiar al menos seis frustrantes correos electrónicos con el servicio de atención al cliente, en los que sus respuestas eran vagas y poco útiles, me informaron de que mis muestras seguían en el frigorífico de su oficina! 

Esto me resultó sospechoso y decepcionante. Por segunda vez, me pidieron que facilitara gran parte de la misma información que ya había proporcionado a mediados de junio. Finalmente, el 6 de julio, las muestras se enviaron al laboratorio. La semana pasada hablé con el mismo representante del servicio de atención al cliente y me dijo que las muestras no se habían enviado previamente al laboratorio por accidente.

¿QUÉ OCULTA SUECIA?

Puede haber otra explicación para que los resultados del laboratorio no arrojaran rastros de explosivos: que se hubieran retirado pruebas inculpatorias de la escena del crimen. Se sabe que los investigadores suecos han retirado material de la escena del crimen, al menos en dos ocasiones. (Me he puesto en contacto varias veces con los investigadores suecos para que hagan comentarios tanto en relación con este artículo como para mis anteriores reportajes sobre el Nord Stream, pero se han negado a hacer ningún comentario).

Trond Larsen, un operador de drones sumergibles cuyas imágenes de uno de los gasoductos fueron encargadas por Expressen, un periódico sueco, y más tarde por la BBC, me dijo: «Cuando Expressen publicó esas imágenes, la atención de los medios volvió a aumentar. No sé por qué, pero los suecos cerraron la zona durante unos días e hicieron más investigaciones después de ese momento. Pero fue solo unos días después de nosotros».

Larsen acudió dos veces al lugar de una de las explosiones, la de la línea A del Nord Stream 1 en la zona económica exclusiva sueca, el pasado octubre. «Después de nosotros, los suecos volvieron e hicieron alguna investigación más, desconozco lo que hicieron», dijo. «Mientras tanto, la BBC se puso en contacto conmigo. Creo que [el viaje de la BBC] fue 10 días antes de que fuéramos allí [la primera vez con Expressen]. Los suecos habían despejado la zona». 

«El día antes de que la BBC y yo bajáramos allí, había en realidad, creo, tres buques de guerra suecos en el lugar», continuó Larsen.

Larsen continuó diciendo que Suecia había retirado material y restos de la escena del crimen «debido a la cantidad de acero y hormigón de estas tuberías y a los daños que vimos (fue después de la primera inmersión [con Expressen]), supuse que había que haber retirado material porque vimos muy pocos restos pequeños. Vimos algunas partes más grandes, pero ninguna pequeña».

«Creo que probablemente se ha retirado la parte principal de esa tubería, por lo que entrar a decir dónde empezó la explosión y cómo ocurrió, me sorprendería que los suecos no se hubieran llevado el material necesario para averiguarlo», añadió Larsen.

A continuación pregunté a Larsen si creía posible que solo los investigadores suecos dispusieran de material suficiente para sacar conclusiones precisas sobre la operación. Me contestó: «No me sorprendería que así fuera».

El artilugio que utilizamos para recoger los sedimentos del fondo marino. Erik Andersson diseñó y construyó el aparato.

El principal reportero alemán y su equipo, que están cubriendo el sabotaje del Nord Stream, han tenido acceso a la misma mezcla de muestras de sedimentos, junto con un reportero estadounidense y, por separado, una página web de mercado nicho con una inclinación por el sensacionalismo. Tanto el equipo alemán como el reportero estadounidense han realizado excelentes reportajes sobre el sabotaje. Sin embargo, es importante señalar que ninguno de estos reporteros formaba parte de la expedición del Báltico. Por el contrario, han actuado como receptores pasivos de los datos de la expedición y de los sedimentos recogidos del lecho marino.

No obstante, será fascinante ver si los resultados de laboratorio de estos otros medios muestran algún rastro de explosivos. Supongo que pronto harán públicos sus resultados, pero no estoy seguro.

NINGUNA PRUEBA IRREFUTABLE

Aproximadamente 10 meses después, seguimos sin saber quién es el autor del atentado. La reacción instintiva de los principales medios de comunicación fue culpar a Rusia sin pruebas. Algunos investigadores de inteligencia de fuentes abiertas afirman que la presencia de submarinos y buques de superficie rusos implica a Moscú en el crimen. Pero parece que tanto los investigadores suecos, como los alemanes, han rechazado la teoría de que las embarcaciones rusas tuvieran algo que ver con el sabotaje.

La relevancia de las embarcaciones rusas observadas ha sido “descartada” por los investigadores alemanes y sus movimientos “han podido ser excluidos de la investigación”, informó Expressen en mayo. Las posiciones de las mismas “han sido cartografiadas y la conclusión debe ser que no han estado en un lugar en el que pudieran haber llevado a cabo el acto”.

Mats Ljungqvist, fiscal jefe de la investigación sueca, declaró a The Guardian en abril que ya estaba «al tanto» de los movimientos del barco ruso. «No es información nueva para nosotros», afirmó. 

Además, en marzo, Ljungqvist había declarado a The New York Times: «¿Creo que fue Rusia quien voló Nord Stream? Nunca lo he pensado. No es lógico».

Estados Unidos, Ucrania o Polonia, o una combinación de ellos, son ahora los principales sospechosos del crimen. Pero aunque los resultados de mi laboratorio hubieran detectado restos de determinadas sustancias químicas explosivas, no habrían constituido una prueba incriminatoria incontrovertible. Del mismo modo, la presencia de tales sustancias químicas no daría necesariamente credibilidad a la teoría de que el equipo de seis personas a bordo de el “Andrómeda” perpetró el sabotaje, independientemente de que se hubiera detectado HMX.

Aunque todavía no se sabe con certeza si el “Andrómeda” participó en el ataque, varios expertos a los que entrevisté expresaron un profundo escepticismo sobre esta narrativa.

«Si averiguas cuál es la etiqueta química del gasoducto, y quieres que implique al “Andrómeda”, entonces, por supuesto, puedes simplemente ir y encontrar un poco de la misma explosión y restregársela por todo el “Andrómeda”», me dijo un ingeniero forense de explosivos experto en análisis balístico. (El experto deseaba permanecer en el anonimato porque está implicado en una investigación de las Naciones Unidas).

Chuck Pfarrer, un ex SEAL de la Marina estadounidense que sirvió como jefe de escuadrón del Equipo SEAL Seis, me dijo que dudaba de que el “Andrómeda” estuviera implicado en el sabotaje por razones distintas.

«Soy un ex oficial de la marina, un navegante de alta mar y he capitaneado embarcaciones de vela en travesías oceánicas. El uso de un velero para llevar a cabo una operación de este nivel de sofisticación es, francamente, absurdo», dijo Pfarrer. «“Andrómeda” no es lo bastante grande para alojar a un capitán y a su ayudante, a un equipo de submarinistas, a un supervisor de submarinismo y su equipo personal, varias sofisticadas cargas de demolición hechas a medida, equipos de submarinismo y su correspondiente equipo de soporte vital, compresores y una docena de grandes botellas de gases respiratorios comprimidos mezclados de helio/oxígeno o Nitrox que serían necesarios para llevar a cabo inmersiones a estas profundidades».

O’Connor se mostró de acuerdo con Pfarrer.

«Los comentarios de que este tipo de operación de buceo no es complicada» y «la idea de que los atacantes alquilaron un barco son erróneos», dijo O’Connor. «La afirmación de que se utilizó una embarcación de alquiler y de que se encontraron rastros de HMX: que conveniente que no se requieran pruebas para respaldar la afirmación».

Es notable, sin embargo, que una mezcla de HMX y RDX está contenida en el explosivo de composición C-4 fabricado por EE.UU., según Vining, aunque dice que no «cree que EE.UU. estuviera involucrado en el sabotaje».

Además, el HMX (octógeno) resulta ser uno de los “explosivos sólidos más potentes producidos a gran escala en Estados Unidos”, mientras que Polonia, cuyo territorio supuestamente sirvió de base de operaciones a los saboteadores, “es uno de los pocos países donde el octógeno se produce a escala industrial”. Y Ucrania, por su parte, participa con Estados Unidos en ejercicios marítimos con buzos desde hace aproximadamente un cuarto de siglo. 

Sin embargo, los resultados de los análisis no habrían sido una “pistola humeante”, independientemente de los rastros de sustancias químicas explosivas que se hubieran detectado.

«Hoy en día», dijo O’Connor, «todos los países tienen y utilizan el material de los demás».

Jeffrey Brodsky

Jeffrey Brodsky es el único reportero que ha visitado los cuatro lugares del sabotaje del Nord Stream. Escribe la columna “Un americano en España” para Diario16. Sus artículos han aparecido en Jacobin, El País, La Vanguardia (en español y catalán), Discourse, In These Times y The Copperfield Review, entre otros. Galardonado en 2022 con la beca del Leonard C. Goodman Institute for Investigative Reporting, Jeffrey vive en Chicago y Barcelona. Se le puede encontrar en Twitter @JeffreyBrodsky5. Su sitio web personal es jeffreyabrodsky.com.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
Advertisement
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído