sábado, 20abril, 2024
19.5 C
Seville
Advertisement

Luis Abinader se adelanta al futuro con responsabilidad y eficacia

Uno de los mayores problemas a los que se enfrenta el planeta es la escasez de agua, tal y como llevan advirtiendo los organismos internacionales, y, para evitar que el pueblo lo sufra, el presidente Abinader ha firmado el Pacto del Agua para garantizar este bien fundamental para la vida a todo el pueblo dominicano

- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, afirmó que el agua es “el bien común que nos une a todos” y que está intrínsecamente ligado al desarrollo sostenible, la lucha contra la pobreza, los sistemas alimentarios y la creación de empleo y prosperidad, con los derechos humanos y con la igualdad de género. “Por eso debe ocupar un lugar central en la agenda política mundial”.

António Guterres ha sido muy insistente en que el futuro de la humanidad depende de que se cambien las formas de gestionar y conservar el agua: “nuestras esperanzas dependen de compromisos innovadores y orientados a la acción para poner el agua y el saneamiento al alcance de todos los habitantes de la Tierra de forma segura y sostenible”.

El cambio climático ha incrementado la escasez del agua en muchos lugares del mundo. Este fenómeno no conoce de potencias económicas, militares o sociales. Todos lo sufrirán y, por eso, los dirigentes responsables se tienen que anticipar a ello para garantizar el bienestar de sus pueblos.

Eso es lo que está haciendo el presidente de la República Dominicana y lo ha demostrado con la firma del Pacto Dominicano del Agua, un acuerdo nacional por la vida. “Requerimos acciones inmediatas a corto, mediano y largo plazo y por parte de toda la sociedad”, afirmó Abinader, antes de asegurar que, a partir del próximo presupuesto, se incrementará la inversión en agua a 600 millones de dólares anuales.

El Pacto Dominicano por el Agua 2021-2036 compromete a todos los ámbitos de la sociedad dominicana, tanto organismos públicos como entidades privadas, en 38 acciones que aseguran el importante recurso hídrico para la República Dominicana, desde su gestión hasta su preservación y cuidado.

Según Abinader, el sector del agua debe ser más eficiente y hacer las inversiones que permitan desarrollarlo, para así utilizar el líquido con mayor competitividad, “pero esta es una responsabilidad, si bien del Gobierno, es también de toda la sociedad dominicana”.

El presidente dominicano hizo un llamamiento a toda la población para que no dejen las llaves abiertas y que se eduquen en cuanto al uso eficiente y responsable del agua.

Este Pacto del Agua no ha sido fruto de la improvisación, sino que ha sido la consecuencia de más de un año y medio de trabajo, en el que se identificaron 259 puntos de mejoras y 1.261 causas generadoras.

Los desafíos encontrados fueron la falta de un marco regulatorio, la dispersión institucional, la escasez del agua y el deterioro de su calidad, la carencia de obras de regulación y almacenamiento de agua, la gestión insostenible del recurso, la falta de educación sobre el valor del recurso.

Igualmente, resolver el déficit de inversión en infraestructuras de agua potable; saneamiento, protección y conservación de cuencas; innovación de los sistemas de riego y adecuación de cauces que en su conjunto afectan los servicios urbanos y rurales; la seguridad hídrica y el desarrollo social y económico del país.

Dentro de los compromisos contenidos en el Pacto Dominicano por el Agua 2021-2036, explicados por el presidente de la Academia de Ciencias, Eleuterio Martínez, se destacan asumir al agua como un bien de dominio público y como patrimonio estratégico de la República Dominicana.

Asimismo, impulsar la aprobación de la Ley de Aguas; consagrar por parte del Estado un régimen de derechos formales para el uso y aprovechamiento del agua; valorar el agua en sus tres dimensiones básicas: social, económica y ambiental; diseñar, consensuar y aprobar con la sociedad civil en su conjunto el Plan Nacional de Recursos Hídricos e Infraestructuras, para su aplicación efectiva.

De igual forma, promover y controlar por el Estado la protección, conservación y restauración de las cuencas hidrográficas; desarrollar en cada cuenca hidrográfica un plan de restauración de ríos; elaborar el Plan Maestro de Agua Potable y Alcantarillado a nivel nacional; apoyar la urgente formulación y aprobación del Plan Hidrológico Nacional, además de educar a las actuales generaciones, a través de campañas de concienciación y programas de educación ambiental, entre otros.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
Advertisement
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído