martes, 23abril, 2024
18.8 C
Seville
Advertisement

Pedro Sánchez es incapaz de parar un fraude empresarial de más de 3.500 millones de euros anuales

Uno de los datos más críticos de la EPA es la confirmación de que los empresarios siguen imponiendo a sus trabajadores cerca de 162 millones de horas extras no remuneradas al año, lo que impide la creación de más de 70.000 puestos de trabajo al año a jornada completa

José Antonio Gómez
José Antonio Gómez
Director de Diario16. Escritor y analista político. Autor de los ensayos políticos "Gobernar es repartir dolor", "Regeneración", "El líder que marchitó a la Rosa", "IRPH: Operación de Estado" y de las novelas "Josaphat" y "El futuro nos espera".
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicada el pasado jueves muestran realidades que demuestran que la reforma laboral de Pedro Sánchez es un verdadero fracaso. Tanto el gobierno como los sindicatos firmantes y la patronal intentan defender lo indefendible.

Se afirma, a bombo y platillo, que se ha mejorado la calidad del empleo con el incremento de los contratos indefinidos, pero, en realidad, la duración media de los contratos ha bajado, lo que demuestra que la precariedad no ha sido frenada por la reforma laboral de Sánchez.

Sin embargo, hay otro aspecto que las medidas laborales del actual gobierno han sido incapaces de eliminar, tanto por la voracidad de los empresarios, que no dudan en abusar de los trabajadores con horas extras que luego no pagan.

La cultura del presentismo está muy arraigada en el empresariado español. En muchas ocasiones se valora más que un empleado «eche horas» que el rendimiento que pueda tener. Evidentemente, en esto hay un componente económico. Mientras ese trabajador realiza horas gratis, el empresario se ahorra tener que contratar a más gente.

Este fenómeno no se da sólo en algunos sectores donde este fraude es endémico, como el caso de la hostelería, sino que hay otros ámbitos menos conocidos donde es más frecuente de lo que la gente pueda pensar.

Las grandes consultoras, las llamadas Big Four, esto es, Deloitte, PwC, KPMG y Ernst and Young, recibieron la visita sorpresa de Inspección de Trabajo para comprobar el cumplimiento de las jornadas de trabajo y de las horas extraordinarias. En el sector de la consultoría es muy habitual que los trabajadores se vean forzados a dar horas extras e, incluso, si alguno cumple estrictamente con su horario es mal visto por sus jefes, a pesar de que la productividad del empleado sea la adecuada.

Hay que recordar cómo, en abril del año pasado, la Asociación Española de Empresas de Consultoría (AEC), reclamó en la mesa de negociación del convenio colectivo que se pudieran realizar jornadas de 12 horas en un solo turno y que el trabajo en fines de semana no fuera compensado económicamente.

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), los empresarios españoles no pagan 162 millones de horas extras, lo que supone un fraude de más de 3.500 millones de euros al año. Estas horas impagadas supondrían la creación anual de más de 70.000 puestos de trabajo. Además, este fraude también tiene un impacto directo en el Estado, puesto que esas horas extra no cotizan ni a la Seguridad Social ni a la Agencia Tributaria.

Pedro Sánchez es presidente del Gobierno desde junio de 2018. El fraude de las horas extraordinarias impagadas es endémico en España y las medidas que se han podido adoptar han sido inútiles, puesto que los empresarios lo siguen haciendo. Para lograrlo, además de la reforma laboral, Sánchez y su gobierno habrían debido potenciar a la Inspección de Trabajo desde el primer día y triplicar la plantilla con la idea de desarrollar un plan basado en sanciones ejemplarizantes empezando por las grandes empresas y los sectores que todo el mundo sabe que incumplen con la normativa laboral.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

3 COMENTARIOS

  1. El esclavismo es el pilar básico del capitalismo español. Y el gobierno más progresista de la historia mirando para otro lado.
    ¡Por una República Socialista Constituyente!

    • Yo creo, sin embargo, que esto es errar el tiro. Pues siendo verdad que la reclamación de mayor intensidad por parte del gobierno es justa, y se ha de desvelar que la hegemonía neoliberal influye también sobre los partidos progresistas que no son capaces de librarse de la represión capitalista, desenfoca objetivo real de agente fundamental, la terrible presión que desde los medios de comunicación a los partidos reaccionarios realizan con su propaganda y subvierten los valores sociales (la magnitud con que se atiende a la errónea descalificación de un capitalista como el propietario de Mercadona que, por otra parte, colabora como la mayoría de su sector a la inflación, a la diferencia social, y a la subversión del objeto de toda sociedad -ciudadano/capital), es la intensidad y la magnitud del error de cada uno en cada caso particular lo que da valor universal al problema que nos ocupa. Vamos a terminar creyendo que los principios neoliberales del capitalismo actual no son una hegemonía impuesta desde la derecha que influye hasta en la izquierda sino que unos pobres creadores de trabajo y riqueza que no tienen otro fin que cuidarnos a todos, están siendo menospreciados por sus beneficiarios.
      El objeto del capital es la reproducción de dicho capital al servicio de lo que se pone todo su energía y si algún efecto colateral beneficia el medio de dicha reproducción solo es por pura necesidad. Si esta no existiera tampoco existiría el efecto colateral.

      • Ec:
        Tu imagina una estampa: En un campo de cultivo está, un tractor, la simiente; dejas pasar el tiempo, y el tractor se oxida y la simiente se pudre; por tanto no se logra ninguna producción, sino hambre. Ahora bien, ahora pon sobre el tractor un campesino, que ara la tierra y la siembra; dejas pasar el tiempo, el fruto surge, la riqueza aparece, y el hambre desaparece si lo logrado no es acaparado por alguien que ni aró, ni sembró. Ese alguien, es el parásito, el capitalista.
        La tierra (materias primas), la simiente (materias primas), el tractor (capital), el campesino (fuerza de trabajo); son imprescindibles para vencer el hambre; el capitalista, ¿qué función cumple?, que no sea el saqueo.

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
Advertisement
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído