lunes, 24junio, 2024
36.6 C
Seville

Poeta de lo cotidiano en tiempos delirantes

Damián Patón explica en primera persona el por qué de su poemario, que titula “Poemas del delirio ausente”, y ofrece una muestra de sus últimas composiciones

- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

En estos tiempos delirantes, como poeta de lo cotidiano, creo que es mas necesario que nunca, que mis poemas delirantes y ausentes, estampen esta visión. Escribí estos poemas a lo largo de casi dos décadas, delirando en las urdimbres de la lucha diaria. Afanándome en el ritmo y la cadencia de los hechos, confrontándome a mí mismo, en el espejo cóncavo de mi ser. En estos tiempos en los que la poesía es ninguneada, dando por extinguidos a los poetas; la poesía sirve como una revelación de los delirios terribles que nos acontecen en el mundo, en nosotros mismos, en la realidad envolvente.

Por lo tanto, leer poesía será una consigna, un acto de rebelión y sanación física y espiritual. Todos los poemas contienen en sí, esa mano que te guía por los senderos del amor, del desamor, los conflictos mundiales y los traumas íntimos, así como la felicidad. Escribí este poemario para curarme a mí mismo y aprender a combatir las intrigas de la vida cotidiana y la maldad del mundo, con sus bondadosos adláteres. Esta es mi consigna.

“La poesía sirve como una revelación de los delirios terribles que nos acontecen en el mundo, en nosotros mismos, en la realidad envolvente”

Trayectoria profesional                              

Damián Patón publicó en 1992 su primer libro de poemas, Crucifixión del alba, por Seuba Ediciones. En 2014 apareció En legítima defensa (Poetas en tiempos de crisis), con un poema incluido en su antología poética, editado por Bartleby Editores. Poemas del delirio ausente fue editado por Centinela Editoria.

Como novelista se estrenó en abril de 2013 con la obra Tal como sale, publicada por Ediciones Carena, a la que le siguió La tríada del escorpión, editada por Ilitia.

VOSOTROS

 Vosotros que habéis alzado multitudes

Legiones de indiferentes

Legiones de rostros

sin expresión

Vosotros que habéis creado enormes madrigueras

de muerte y soledad

Pantallas de muertos sonrientes

Vosotros que lo controláis todo

No podréis con el fuego que nace de las entrañas

No

Rostro múltiple

De mil ojos

Muerte sin muerte

Vida sin vida

Nacerás del cero y te multiplicaras

EPÍGRAFE

(1993)

Enviadme el silencio de la noche,

a la eterna casa de mi soledad.

Como un animal joven y salvaje,

yo seduciré todas las cosas nuevas.

El círculo femenino.

La fuerza sexual de una mujer sin saciar.

La fuente de mi vida.

Yo soy el enigma por descubrir.

CANCIÓN

EN CRISTIANAS CIUDADES COMO ESTA

En la selvática jungla urbana

La negra lesbiana unge su boca

en el sexo rosado de la lesbiana blanca

Éxodo de la materia que funde todo el universo

El niño circundado

Sueña a la iguana desigual

Al florido pájaro del arco iris raptado

Homero en los infiernos

Muchachas imberbes secuestradas por el pederasta

La picha del blanco

En la boca del patriarca gitano

Id a galeras

Reñidos por el látigo y las jarcias

Este barco inmóvil en Tierra

Nadie sabe de la yema virtuosa de la falange del dedo corazón

Ciervo que penetró todos los anos rosados

Todos los espejos miran con opulencia al testigo mudo.

CALLES DEL INFINITO

En todas las calles de cualquier lugar del mundo

Siempre hay alguien que busca a alguien

Y las redes de la fortuna tejen su parsimonia

Los ojos que te vieron y tú viste

La sonrisa que rompió el hechizo de la niebla

El día señalado en el calendario

Gente que entra en burdeles

Enamorados que buscan albas purificadas por soles nuevos

Muchachos que gimen en esta Tierra

De cemento estéril y abarrotado gentío que grita

Nombres desconocidos en lugares familiares.

En todas las calles del mundo

En cualquier lugar

Todos se encuentran y desencuentran

tejiendo redes insomnes de gratitud e ingratitud

Y cuando mueres

nadie sabe

Que la nada te ha tragado

Que la nada te borró del mapa

Y a otra cosa mariposa

Las preguntas se suceden

Las miradas se cruzan con miradas

Y el cosmos es infinito como infinito es el mundo

Con la finitud de nosotros

Caminando en calles de todas las ciudades

Caminando en todos los caminos posibles e imposibles

Caminando hasta morir

Caminando mientras vives

Eso queda

Eso es.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído