martes, 28mayo, 2024
31.6 C
Seville

Prosigue la campaña de imagen para convertir a Sánchez en un líder mundial

El presidente español da un paso más en su proyección exterior tras ser nombrado este fin de semana presidente de la Internacional Socialista

- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

Pedro Sánchez ha sido elegido nuevo presidente de la Internacional Socialista, un sueño para cualquier militante del PSOE. Si a esto unimos que, de seguir en Moncloa en 2024, el premier español será elegido presidente de la Unión Europea, concluiremos que el jefe del Ejecutivo español sigue trabajando duro para relanzar su proyección mediática global. Desde que llegó al poder, a Sánchez se le ha valorado y respetado mucho más fuera que dentro de nuestras fronteras, no solo por la izquierda internacional, sino también por la derecha occidental y civilizada, que no ha tenido más remedio que reconocer el trabajo realizado por España durante la pandemia y en medio de una crisis galopante provocada por la guerra en Ucrania. No hay más que ver el feeling que Ursula von der Leyen, actual presidenta de la Comisión Europea y nada sospechosa de ser una peligrosa bolivariana, mantiene con el presidente español.

Sánchez ha conseguido logros innegables en Bruselas, como la excepción ibérica para limitar el precio del gas durante doce meses, una medida que Feijóo calificó como “timo ibérico” pese a que todos sus compañeros del Partido Popular europeo reconocieron que era una buena idea. Nada más aprobarse la excepción por el Ejecutivo comunitario, todos los países, con gobiernos de derechas y de izquierdas, pidieron que se les aplicara también a ellos esa tarifa plana como forma de calmar a sus ciudadanos hartos de ser estafados por las grandes compañías petroleras y eléctricas. Sin duda, fue una gran batalla ganada por el presidente español y un punto más de currículum en su carrera por gobernar el viejo continente algún día. Sánchez quedaba como un héroe, un intervencionista con traje y corbata, el duro negociador capaz de plantar cara a las élites políticas y financieras de la Europa opulenta.

Sin embargo, cuando los dirigentes comunitarios dieron marcha atrás a la excepción ibérica pronto se vio que el poder de influencia y persuasión de Sánchez era solo relativo. En los últimos días Bruselas se ha saltado todos los acuerdos firmados y ha decidido topar el gas fijando el máximo en 275 euros por megavatio hora, una auténtica broma, un abuso y una medida inútil que no conseguirá frenar los excesos en el precio de la luz en los países de la UE, sobre todo los más modestos económicamente, durante un invierno que se prevé duro por los estragos de la guerra de Putin. Nada más producirse el tarifazo de Bruselas, Sánchez volvía a la carga para enarbolar la bandera del disidente reclamando que se vuelva a los 70 euros por megavatio como límite máximo acordado para la excepción ibérica. La rebelión alcanza ya a 14 países que se han sumado a la airada protesta del Gobierno español. “No vamos por el buen camino si esa es la opción”, advirtió el presidente español, un aviso reforzado por fuentes filtradas de Moncloa que han asegurado que o Bruselas retira esa propuesta “o dejaremos de apoyar a la Comisión en otros temas”. La ministra Ribera incluso llegó a clarificar de “tomadura de pelo” los planes de la UE.

Hasta ahora Sánchez se sentía cómodo en el rol de incordio o tocanarices de los prebostes de Bruselas. El personaje de recio caballero andante de prominente mentón y osada valentía que se enfrenta a los pétreos molinos de viento de la UE funcionaba y a ese éxito internacional ha contribuido, sin duda, la brillante operación de imagen que los asesores de Moncloa le prepararon en la pasada cumbre del G20 en Bali, donde Sánchez pudo retratarse, en mangas de camisa y dialogando familiarmente, con el mismísimo Joe Biden. Atrás quedaron los días en los que el presidente estadounidense huía como de la peste de ese español incómodo y pesado que, según sus muchachos de la CIA, encabezaba el nuevo chavismo europeo. Sánchez entendió entonces que si no se ganaba la confianza del abuelete de la Casa Blanca jamás lograría proyectar su imagen como líder internacional. Y en ese momento llegó el sorprendente giro de España en el conflicto del Sáhara, el acercamiento de nuestro país a Marruecos y la celebración de la cumbre de la OTAN en Madrid.

Algún día sabremos cuál fue el precio político de aquel drástico cambio de posición, pero de momento lo único cierto es que desde entonces Biden ve al joven Sánchez con otros ojos (ha comprendido por fin que no es un bolchevique), le dedica algo más de tiempo de su ocupada agenda y hasta lo invita a los gabinetes de crisis, junto a los demás aliados otanistas occidentales, cuando Putin sufre una de sus fiebres recurrentes y está a punto de desencadenar la Tercera Guerra Mundial. La guinda en el proceso de consolidación de la imagen del gobernante español como gran referente mundial fue aquella improvisada foto para la historia en la que el mandatario español pudo posar de forma informal junto a los hombres más poderosos del G20: Macron, Rishi Sunak, el canciller Scholz y el propio Biden, todos ellos con caras largas y gesto de preocupación tras el estallido de un misil ruso en Polonia. Ni el mejor de los retratos flamencos encargados para ensalzar el poderío, la categoría social y la fuerza política de un personaje podría superar en fuerza dramática y propagandística a semejante publirreportaje gratuito a mayor gloria Pedro Sánchez. Fue como una nueva conferencia de Yalta, el mundo libre unido frente al totalitarismo putiniano, y esta vez, por fin, un dirigente español estaba en la pomada y en el lado bueno de la historia. Ese lugar que España ocupó por unos momentos en la cúspide de la pirámide del poder planetario no dejó de ser un espejismo (a la hora de la verdad Bruselas nos sigue crucificando con sus infames tarifas eléctricas). Pero para Sánchez supone su graduación cum laude y un paso más hacia el trono europeo. 

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído