jueves, 30mayo, 2024
26.1 C
Seville

Suiza decide si reforzar su papel como paraíso fiscal

Si los ciudadanos suizos votan a favor de la tasa impositiva mínima, en lugar de poner fin a la carrera hacia el abismo, las nuevas reglas preservarán el paraíso fiscal suizo en un bucle perfecto y perverso

José Antonio Gómez
José Antonio Gómez
Director de Diario16. Escritor y analista político. Autor de los ensayos políticos "Gobernar es repartir dolor", "Regeneración", "El líder que marchitó a la Rosa", "IRPH: Operación de Estado" y de las novelas "Josaphat" y "El futuro nos espera".
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

El 12 de diciembre de 2022, la UE adoptó la introducción de un tipo impositivo mínimo del 15% para los grupos de empresas multinacionales y los grupos nacionales a gran escala en la UE.

La propuesta se refiere sólo a grupos con ingresos financieros combinados de más de 750 millones de euros al año. En la práctica, si la tasa impositiva efectiva para el grupo está por debajo del mínimo del 15 por ciento, tendrá que pagar un impuesto complementario para llevar su tasa hasta el 15 por ciento. Los estados miembros de la UE están obligados implementar las nuevas reglas antes del 31 de diciembre de 2023.

Los impuestos corporativos bajos se han convertido en una herramienta contundente utilizada para lograr que las grandes empresas se establezcan en una jurisdicción en particular. Este es el modelo de atracción de inversiones de Isabel Díaz Ayuso, que seguía el aplicado por Donald Trump en Estados Unidos.

La competencia fiscal es una economía falsa

Estas estrategias que se persiguen en nombre de eufemismos como «competitividad», «libertad» o «apertura a los negocios», son poco más que un concepto confuso. Estos incentivos son muy dañinos para el interés público general. Los recortes de impuestos atraen el tipo equivocado  de inversión, el que es inversión voluble y con pocos vínculos productivos con el resto de la economía.

La tasa impositiva mínima global ayudará a evitar que las corporaciones multinacionales y las personas ricas aprovechen las lagunas fiscales y trasladen artificialmente las ganancias a jurisdicciones con impuestos bajos o, directamente, a paraísos fiscales.

También ayudará a reducir el incentivo para que las empresas se involucren en una competencia fiscal perjudicial, donde se trasladan o transfieren beneficios únicamente con fines fiscales. En el proceso se previene el tipo de traslado de beneficios y abuso fiscal que está acabando con la financiación de los servicios públicos, el desarrollo de infraestructuras y los programas de bienestar social.

Lamentablemente, las negociaciones en la OCDE redujeron la tasa impositiva mínima global de una tímida tasa del 21 por ciento, inicialmente propuesta por la administración Biden, a un ineficaz 15 por ciento. En el proceso, se ignoraron por completo los llamamientos de los países más pobres y de las Naciones Unidas para obtener tasas mínimas sustancialmente más altas, más cercanas a las tasas legales ampliamente aceptadas.

La tasa establecida del 15%, muy por debajo de las tasas impositivas corporativas de la mayoría de los países, el acuerdo benefició sin vergüenza a los paraísos fiscales ricos que son miembros de la OCDE, como Irlanda, Luxemburgo y Suiza. 

La lucha por un impuesto de sociedades justo

La importancia de establecer una tasa impositiva mínima global es evidente cuando se consideran las tasas impositivas corporativas actuales en, por ejemplo, Europa en general y un país como Suiza en particular.  

La tasa impositiva corporativa promedio en Suiza es del 13,5 por ciento. De sus 26 cantones, 21 tienen tasas impositivas muy por debajo del umbral mínimo del 15%. En algunos de sus cantones, el impuesto de sociedades es tan bajo como el 11 por ciento de Basilea, Zug y Nidwalden.  

La situación es aún peor cuando se considera el hecho de que los paraísos fiscales corporativos como Suiza a menudo permiten que las corporaciones multinacionales paguen impuestos muy por debajo de la tasa impositiva corporativa general. En concreto, algunas empresas exentas de la reforma fiscal de Suiza podrían potencialmente pagar un impuesto de sociedades del 2,6%. 

El único propósito de las tasas impositivas artificialmente bajas es atraer a las empresas para que se establezcan allí. Este es el modelo erróneo de Isabel Díaz Ayuso.

Desde un punto de vista holístico, esto es problemático porque no atrae actividad económica real a la región, simplemente transfiere los beneficios desde las jurisdicciones donde la actividad económica realmente está ocurriendo.

Votación crucial

El parlamento suizo convirtió las reglas de impuestos mínimos de la OCDE en un «impuesto complementario nacional». Esto hará que las empresas multinacionales en Suiza tengan que pagar un impuesto adicional para aumentar su tasa impositiva efectiva a un mínimo del 15 por ciento. Hoy se vota en referéndum.

Para que Suiza implemente las nuevas reglas de la UE, el gobierno federal debe intervenir en los cantones que de otro modo serían soberanos en materia fiscal. Debido a esto, y debido a que el cambio daría como resultado un tratamiento diferenciado para los contribuyentes corporativos más grandes, constitucionalmente requiere una votación pública antes de que se pueda introducir una tasa impositiva mínima en toda Suiza. 

A primera vista, el voto suizo parece sugerir un movimiento para deshacer el estatus del país como paraíso fiscal. Sin embargo, esto es una ilusión: la elección es, efectivamente, entre seguir siendo un paraíso fiscal o convertirse en un paraíso fiscal aún mayor. 

La realidad es que si los ciudadanos suizos votan a favor de la tasa impositiva mínima, en lugar de poner fin a la carrera hacia el abismo, las nuevas reglas preservarán el paraíso fiscal suizo en un bucle perfecto y perverso.

El posible impacto indirecto en otros países es significativo. Suiza es el país con la mayor densidad de corporaciones multinacionales en el mundo, el hogar de algunas de las compañías financieras más grandes del mundo y de actores muy destacados en las industrias farmacéutica, alimentaria y de comercio de productos básicos. 

Suiza planea utilizar los ingresos adicionales del impuesto complementario para mejorar aún más la «competitividad» helvética a través de reducciones en los impuestos sobre el capital o los impuestos sobre la renta personal. El Estado asumirá parte de los costes de operación de las empresas y adoptará medidas de promoción de la investigación para empresas emergentes, además de conceder subsidios directos a los salarios pagados por las corporaciones. 

En la práctica, votar por la recarga mínima no acabará con el paraíso fiscal suizo, sino que lo amplificará. En realidad, se a los votantes suizos se les está obligando a elegir entre mantener el paraíso fiscal corporativo de Suiza como está o empeorarlo.   

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído