jueves, 30mayo, 2024
26.1 C
Seville

Una menor y su hija recién nacida retenidas ilegalmente en el Hospital Clínico San Carlos de Madrid

La madre, que huyó hace un año de un centro tutelado de menores de Alicante, mantiene una relación estable con un joven mayor de edad

Juan Carlos Ruiz
Juan Carlos Ruiz
Periodista y Licenciado en Ciencias de la Información
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

El pasado jueves 25 de agosto, Ana y Pedro de 15 y 23 años respectivamente -sus nombres son ficticios por razones obvias-, acudieron al Hospital Clínico San Carlos, donde ella dio a luz a las 12:52 de la mañana. La menor había huido hace un año de un centro tutelado de Alicante, donde había sido internada, sólo dos días después de que su madre sufriera un aneurisma y no pudiera hacerse cargo de ella.

Primero ingresó en el Centro de Recepción CAES de Alicante, y de allí fue derivada al Centro de Menores Els Estels, donde permaneció un mes sin información del estado de salud de su madre.

La pareja mantiene una relación estable desde hace dos años. Cuando Ana se fugó estuvieron viviendo en habitaciones alquiladas en Benidorm hasta que llegaron a Madrid para hacer una nueva vida y se alojaron en el domicilio de una prima de Pedro.

El viernes, tras conocerse la situación de la pareja y su bebé, la abogada Margarita López Anadón se personó en el hospital a petición de los padres. Por no portar su carné profesional en ese momento y a pesar de que instó a la Policía allí presente a que contactaran con el Colegio de Abogados y comprobaran su número de colegiada, le invitaron «a abandonar la habitación bajo advertencia de que si no lo hacía sería detenida», como ha explicado a Diario16.

Revocación del desamparo

Según la letrada, se trata de una «retención ilegal», pues «el artículo 172 apartado 5 C del Código Civil dice que cuando un menor abandona un centro voluntariamente y está 12 meses, desde que abandonó el centro, en paradero desconocido, hay que revocar el desamparo. El año se cumplió el pasado 3 de agosto. Y el día que dio a luz se envió al centro una notificación en la que se comunicaba que se tenía que revocar el desamparo de la menor y que le devolvieran el DNI y la tarjeta sanitaria, porque son unos documentos personales e intransferibles, y que si no, estaban cometiendo un delito de apropiación indebida y que se tomarían las acciones penales oportunas».

En conversación telefónica, la menor relata que «nos conocimos en Madrid y empezamos a salir. Llegó un momento de la relación en que Pedro se vino a vivir a mi casa, conmigo y con mi madre. Ella decidió que nos mudábamos a vivir a Benidorm. Y Pedro se vino con nosotras también. Mi madre sufrió un aneurisma, y es cuando a mi me meten en el centro de menores. Yo continúo la relación con él aún estando en el centro. Me llegaron a prohibir el contacto por culpa de mis hermanos, porque él era mayor de edad. Mis hermanos intentaron hacerse cargo de mi, pero no cumplían ninguno de los dos, los requisitos. A partir de ahí, yo me quedé embarazada».

Ahora, el temor de Ana es que les trasladen a ella y a su bebé a un centro cerrado por peligro de fuga. Su abogada denuncia que «no sabemos si se las van a llevar a las dos a un mismo centro, si a la madre a uno y a la niña a otro, no sabemos absolutamente nada. Supuestamente, el viernes le iban a informar a la madre de todo. Estaba también su pareja delante».

Según López Anadón, «las pediatras que han atendido a la bebé nos han dicho que está perfectamente y que no le daban el alta hasta que lo dijera la trabajadora social. Y que una cosa era el alta de Ginecología de la madre y otra el alta de la niña». Estas han reconocido ante la abogada «que les han dado la orden y el motivo», pero «no nos dicen el motivo», continúa. «Y la madre tiene derecho a saber por qué no le dan de alta ni a ella ni a su hija. No simplemente porque lo ordena trabajo social, tienen que decir el motivo, causa, origen».

Detención del padre

El viernes, tras la visita de la abogada, incluso se llevaron al padre detenido por haber mantenido una relación con una menor de edad. De hecho ya existía un requerimiento de un juzgado de Alicante en este sentido. Pero Pedro ha salido en libertad provisional. Y la realidad dice que la relación es consentida y estable.

Hoy domingo, cuando la abogada de los padres, ha solicitado que le dieran el alta, «nos han dicho que si le dan el alta tienen que avisar a la Policía. Nos han dicho que ellos tienen órdenes y que van a hacer lo que diga la Policía. Y la Policía hace lo que le digan las trabajadoras sociales del hospital. Sin orden de nada, ni de un juez», comenta.

Sorprendentemente, la bebé, que desde el primer momento estaba en la misma habitación que la madre, ha sido trasladada a neonatos, si bien ha nacido sin ningún problema de salud.

¡Quién tiene derecho a separarme de mi hija!

Mientras, Ana clama ayuda. «Me están destrozando la vida otra vez. Quién cojones tiene derecho a separarme de mi hija y del padre de mi hija. Soy una persona y tengo derechos. No soy un perro al que se lleva a una perrera. Y menos a punto de cumplir 16 años en septiembre y de tener una persona de confianza, que lo puede corroborar, que me quiere hacer un contrato de trabajo. Tenemos una casa donde vivir. ¿Qué es lo que quieren?. Si tanto se preocupan por mi hija, lo primero que tienen que tener es tranquila y atendida a la madre. No a punto de una crisis más de ansiedad. No me ha subido la leche y no he podido darle toma de las 15:00 horas a mi hija».

A la espera de una decisión

Mañana lunes se prevé que el departamento de servicios sociales del Hospital Clínico San Carlos comunique a los padres y su abogada qué dirección tomará el asunto.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído