sábado, 22junio, 2024
20 C
Seville

«‘Zorra’ es una deformación banal de las reivindicaciones feministas»

Entrevista a Alicia H. Puleo, filósofa, profesora y escritora

Juan Carlos Ruiz
Juan Carlos Ruiz
Periodista y Licenciado en Ciencias de la Información
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

El grupo valenciano Nebulossa ganó el sábado el micrófono de bronce y se convirtió en vencedor de la tercera edición del Benidorm Fest con «Zorra», canción con la que representará a España en el festival de Eurovisión que acogerá Malmö (Suecia), el próximo 11 de mayo.

Letra, escenografía y concepto centran el debate en las últimas horas. Desde el primer momento, María Bas, integrante del dúo, ha defendido que «ser zorra es ser una persona empoderada que a veces tiene que ponerse un caparazón para evitar la envidia. Por ahí hay mucha gente mala, así que tienes que forrarte de valor y seguir adelante». Para Marc Dasousa, su compañero, «la canción tiene esa palabra comprometedora y provocadora, que es zorra, pero luego tiene el mensaje de empoderarse y de sacar lo que ella tenía dentro».

Prensa, radio, televisión, internet…vomitan opiniones para todos los gustos respecto a si la narrativa que ofrece «Zorra» empodera o no a las mujeres. Incluso el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha opinado. Le gusta la canción «y su mensaje feminista». Ha señalado que «el feminismo no solamente es justo, sino que es divertido. Este tipo de provocaciones tienen que venir necesariamente de la cultura». Asimismo, considera que la canción «habla de cosas que compartimos una gran mayoría de hombres y mujeres».

Pero…¿y si «Zorra» no habla de empoderamiento?

Tiene las claves Alicia H. Puleo, filósofa feminista conocida internacionalmente. Imparte conferencias y seminarios en destacadas universidades europeas y americanas. En reconocimiento a sus obras ecofeministas, entre las que cabe destacar Claves ecofeministas. Para rebeldes que aman a la Tierra y a los animales, Ecofeminismo para otro mundo posible,Pour un écoféminisme de l’égalité y That Obscure Object of Desire: Body and Violence, el Senado de la República Argentina le ha concedido la distinción Berta Cáceres. Dirige actualmente el curso online Ecofeminismo. Pensamiento, Cultura y Praxis.

¿Cómo ha percibido en calidad de espectadora, filósofa y feminista la propuesta de la canción? 

Creo que es una banalización de la misoginia, pero presentada como empoderamiento, lo cual no es nuevo. Es una tendencia actual que utiliza el interés suscitado por el feminismo con fines comerciales, pero también, digamos, con el resultado de un discurso alienante y mistificador para las mujeres, sobre todo para las más jóvenes:  la creencia de que las formas tradicionales patriarcales pueden ser emancipatorias, lo cual no es cierto. 

Es un discurso mistificador porque retoma palabras y definiciones de la mujer que han sido tradicionalmente patriarcales y pretende darles la vuelta en una sociedad en la que eso no es posible.

«el término en sí es un término denigrante, es un término muy misógino. Sin embargo, se supone que, por el hecho de asumirlo, ya se le cambia el significado y las connotaciones. Pero eso no es así, porque el sentido es un efecto social. No se puede cambiar por decisión individual»

¿Por qué? 

No es posible porque existen relaciones de poder. Porque el término en sí es un término denigrante, es un término muy misógino. Sin embargo, se supone que, por el hecho de asumirlo, ya se le cambia el significado y las connotaciones. Pero eso no es así, porque el sentido es un efecto social. No se puede cambiar por decisión individual, sobre todo cuando no se posee el poder de nombrar.

Por otro lado, hay algo que me gustaría señalar. Y es que esta propuesta de asumir la identidad de zorra es una propuesta patriarcal muy antigua. La encontramos, por ejemplo, como he señalado en algunos de mis libros, en el marqués de Sade, en el siglo XVIII. No es nueva. Ha vuelto con el neoliberalismo y con la posmodernidad que, no en balde, coinciden y se desarrollan juntos a partir de los años 80 del siglo pasado. La posmodernidad deforma y banaliza las reivindicaciones feministas. Y esta canción es una deformación banal de las reivindicaciones feministas. La reivindicación de la libertad se transforma en “soy libre en las cadenas”. Esto es evidentemente falso. Es un canto de sirenas, es la idea de que antiguas sujeciones pueden convertirse en formas de empoderamiento.

«Subyacen intereses económicos, conformismo e ingenuidad del gran público»

Entonces, ¿no considera que la propuesta de Nebulossa represente un paso adelante en la lucha por los derechos de las mujeres? 

No, no, yo no lo veo así en absoluto. Me parece una  reafirmación de los antiguos estereotipos. Pero esta vez con el toque posmoderno-neoliberal de que se trata de una decisión libre. Y en eso consiste justamente su efecto alienante.

«Llamarlo himno del feminismo me parece realmente increíble»

¿Qué subyace a nivel social en la canción?  

Es parte de la mercantilización de todo. Llamarlo himno del feminismo me parece realmente increíble, ¿no? ¿Qué subyace? Pues intereses económicos, alienación, conformismo y, probablemente en muchos casos, ingenuidad. Y, desde luego, pocas exigencias artísticas, porque realmente la calidad de la interpretación deja mucho que desear. Pero bueno, eso es un detalle.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

2 COMENTARIOS

  1. NI TANTO (HIMNO FEMINISTA) NI TAN POCO/CALVO (ALIENACIÓN Y CONFORMISMO) CADA CUAL REIVINDICA DESDE SU PROPIA EXPERIENCIA Y REALIDAD. Contra el supuesto de misoginia “cultural» el contrasupuesto de elitismo intelectual.

  2. NI TANTO (HIMNO FEMINISTA) NI TAN POCO/CALVO (ALIENACIÓN Y CONFORMISMO) CADA CUAL REIVINDICA DESDE SU PROPIA EXPERIENCIA Y REALIDAD. Contra el supuesto de misoginia “cultural el contrasupuesto de elitismo intelectual.

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído