lunes, 24junio, 2024
25.3 C
Seville

Abascal se tira a la yugular de Feijóo

El líder de VOX está más interesado en atacar a sus adversarios políticos que en ofrecer soluciones concretas a los problemas que afectan a los ciudadanos

Eva Maldonado
Eva Maldonado
Redactora en Diario16, Asesora de la Presidencia de la Conferencia Eurocentroamericana.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

Las recientes declaraciones del líder de Vox, Santiago Abascal, sobre el expresidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, han vuelto a poner en evidencia la retórica vacía y polarizante de VOX.

En respuesta a las declaraciones de Feijóo, en las que afirmaba que la prioridad era «echar a Pedro Sánchez» del gobierno de España, Abascal se apresuró a señalar que «la prioridad no es echar a Pedro Sánchez, la prioridad es cambiar todas y cada una de las políticas de Pedro Sánchez».

Aparentemente, Abascal piensa que esto es un argumento poderoso que refuta las palabras de Feijóo, pero en realidad no dice nada concreto. ¿Qué políticas exactamente quiere cambiar Vox?, ¿Cómo las cambiaría? ¿Qué efectos tendría en la sociedad y en la economía española?

Lo que parece claro es que Abascal está más interesado en atacar a sus adversarios políticos que en ofrecer soluciones concretas a los problemas que afectan a los ciudadanos.

En lugar de centrarse en propuestas concretas y viables, prefiere hablar de «poner España patas arriba» y «cambiarlo todo». Pero ¿cómo se traduciría esto en políticas concretas?, ¿Qué efectos tendría en la economía, el empleo, la educación, la sanidad, la justicia y otros ámbitos de la vida pública?.

Además, la retórica de Abascal es polarizante y simplista. Habla de «darles el relevo como se lo han dado siempre» a los partidos tradicionales, pero no ofrece alternativas claras ni explica cómo se llevarían a cabo esas alternativas. Habla de «poner España patas arriba» y «enfrentar a los privilegiados», pero no dice quiénes son esos privilegiados ni cómo se les enfrentaría. Habla de «cambiarlo todo», pero no ofrece ningún plan detallado ni ninguna hoja de ruta clara.

Santiago Abascal no aporta nada a la política española. En lugar de ofrecer soluciones concretas a los problemas que afectan a los ciudadanos, prefiere atacar a sus adversarios políticos con argumentos vacíos y simplistas. Algo que no sólo es contraproducente, sino que es peligroso para la democracia. Los ciudadanos merecen líderes políticos que sean capaces de ofrecer soluciones concretas a sus problemas, no políticos que se dediquen a sembrar la polarización y la división.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído