jueves, 22febrero, 2024
11.7 C
Seville

El brazo judicial del PP se quita la careta

Vicente Mateos Sainz de Medrano
Vicente Mateos Sainz de Medrano
Periodista y Doctor en Teoría de la Comunicación de Masas.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

Si bien toda persona tiene derecho a tener una ideología que guíe su conducta; los jueces, por ser garantes ante la sociedad del equilibrio del fiel ciego de la balanza de la justicia conforme a Ley, deberían tener vedado el derecho a expresar públicamente sus opiniones políticas, que deben reservar para su vida privada. Vedado porque como representantes y actores principales del tercer poder del Estado, el Judicial, la exhibición pública de su pensamiento político, degrada ante la ciudadanía el principio básico que fundamenta el ejercicio de su función: garantizar que no se aplica ningún criterio político o moral al abrir casos, instruir sumarios y dictar sentencias.

Al hacer pública su posición política pervierten el valor y sentido de la justicia, que ocultan con artimañas de leguleyo para convertir en verdad presunciones interesadas y falsas. Es lo que está sucediendo con la denominada <<lawfare>>, teoría desarrollada en los años setenta que define el recurso estratégico a los tribunales, <<guerra jurídica>>, para socavar a un Gobierno o a la oposición. Nada nuevo en España, donde se ejercita desde hace años la llamada judicialización de la política, que el PP aplica cada vez que no gobierna, a través de sus peones judiciales. Jueces conocidos por todos, que hacen política desde su juzgado empecinados en abrir expedientes, una y otra vez, a sabiendas de que no tendrán recorrido judicial, solo para poner en la picota con requisitorias y citaciones judiciales a políticos y organizaciones de izquierda para debilitar al Gobierno; aunque luego se la tengan que envainar, sabedores de que el mal ya está hecho y expandido socialmente. O en encubrir a los propios sacándolos de procesos judiciales: Cospedal en el caso <<Kitchen>>.

Envilecimiento que sube de grado cuando en el órgano de gobierno de los jueces, el Consejo General, el sector conservador se pronuncia contra una Ley que no está aprobada, la amnistía; mientras se niegan desde hace cinco años a ser renovados conforme marca la Ley y la Constitución, siguiendo la estrategia del PP. Caso inédito en Europa que genera la sorprendente paradoja de que los gestores del Poder Judicial, sonlos mayores incumplidores de la Ley. Consejeros numantinos y contumaces que no tienen empacho en presentarse como los defensoresde la Constitución, ante un pretendido asalto al poder judicial por parte del Gobierno. Mentira abyecta para justificar la ruptura del pacto de renovación cuando cambia el Ejecutivo tras unas elecciones, que el PP venía cumpliendo de manera renqueante, hasta la llegada de Pedro Sánchez a la Moncloa.

El sumun de la degradación del poder judicial ante la ciudadanía, son las concentraciones en la calle de jueces y magistrados ante algunas sedes de Audiencias Provinciales y Tribunales Superiores de Justicia, para protestar por una pretendida aplicación de la <<lawfare>> por parte del poder legislativo con el objetivo de limitar la independencia del poder judicial, fruto del pacto del PSOE con Junts para poder gobernar. Pacto para crear tres comisiones de investigación en el Congreso: una por el espionaje a políticos catalanes, caso <<Pegasus>>; otra sobre la denominada operación Cataluña para desacreditar el independentismo; y la tercera sobre los atentados yihadistas de 2017 en Barcelona y Cambrils. Comisiones de investigación que, como todas las que se ha habido hasta ahora en el Congreso, nunca han supuesto —como tampoco lo supondrán en estos casos — la fiscalización o revisión de sentencias y resoluciones judiciales.

Con este argumento falsario, algunos jueces y magistrados han salido a la calle para dar validez al mensaje del PP de que esas comisiones vulneran la separación de poderes. Idea abyecta cuyo sentido es justificar el peligroso y mendaz mensaje de golpe encubierto a la democracia que pretenderían el <<sanchísmo y el independentismo>>. Éste es el contubernio de aurora boreal al que se presta el brazo judicial de un partido que se ha echado al monte, tirando por el camino el poco sentido común, el poco juicio de sus dirigentes, que no valoran ni intuyen elpeligro que entraña para la democracia el camino de confrontación radical que han elegido. Todo lo que sea necesario para echar a PS de la Moncloa, menos reconocer la derrota que le ha procurado en las urnas la España diversa.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

2 COMENTARIOS

  1. la españa diversa a lo mejor sí, pero la españa verdadera, la de verdad, no.
    si prescinde usted de cataluña y euskadi verá que en españa siempre, siempre gana el pp.
    mire un histórico de todas las elecciones y lo verá.

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

lo + leído