domingo, 21abril, 2024
21 C
Seville
Advertisement

El «enamoramiento» de la parte sanchista del Gobierno hacia Felipe VI ya roza lo enfermizo

Margarita Robles ha declarado sentirse muy tranquila con Felipe VI y que la Monarquía, da seguridad, solidez y proyección europea a España

José Antonio Gómez
José Antonio Gómez
Director de Diario16. Escritor y analista político. Autor de los ensayos políticos "Gobernar es repartir dolor", "Regeneración", "El líder que marchitó a la Rosa", "IRPH: Operación de Estado" y de las novelas "Josaphat" y "El futuro nos espera".
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

Para desgracia de sus militantes, el PSOE de Pedro Sánchez es un partido que ha traicionado sus bases ideológicas más profundas y ha despreciado de manera vil la memoria de aquellos que, bajo la bandera roja con el yunque y la pluma, dieron su vida luchando por el retorno de la República.

El PSOE de Pedro Sánchez es un partido monárquico que ya no se esconde y en los últimos meses ha dado sobradas muestras de ello. En el 40 Congreso Federal, el de la unanimidad en torno al líder supremo y donde se denostó al socialismo en favor de la socialdemocracia de Felipe González, se negó la votación de enmiendas presentadas para instar al partido a iniciar los procesos legales para alcanzar un referéndum sobre el modelo de Estado.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, en una entrevista en La Razón, ha hecho hoy una nueva defensa de la Monarquía y de Felipe VI, algo que no se habría esperado jamás de un ministro o ministra de un gobierno realmente socialista.

Tal vez la socialdemocracia acepte las deficiencias democráticas que supone que la Jefatura del Estado esté determinada por la inseminación y no por el voto libre del pueblo, pero el socialismo de Pablo Iglesias Posse, Indalecio Prieto, Julián Besteiro, Largo Cabellero, Rodolfo Llopis, Enrique Tierno Galván o Pablo Castellano, desde luego, era republicano. Luego llegó Felipe González, a quien ahora Pedro Sánchez ensalza como un fanático felipista, quien sufrió un «encoñamiento» con Juan Carlos I similar al que ahora tiene la parte sanchista del Gobierno.

Margarita Robles, una de las máximas defensoras de Pedro Sánchez, ha afirmado que «no comparto algunos comportamientos del rey emérito, como le ocurre a la mayoría de la sociedad. Pero nadie es responsable de lo que hace su familia. Felipe VI y la institución de la Monarquía, recogida en nuestra Constitución, dan seguridad, solidez y proyección europea a España. Y yo me siento muy tranquila con nuestro rey […] Felipe VI representa con absoluta dignidad a la Monarquía española, con todos los valores de una Monarquía moderna y europea […] es un hombre comprometido con su tiempo y con la sociedad en la que vive». Ese «compromiso» se puede ver, por ejemplo, en cómo año tras año, Felipe VI se olvida de las mujeres asesinadas o víctimas de la violencia de género en su discurso de Nochebuena.

Lo afirmado por Robles no es, desde luego, lo que se espera de una ministra que está en el Gobierno de España o que se presentó a las elecciones generales como cabeza de la lista del PSOE en Ávila.

Estas palabras de Robles, lo mismo que cada declaración de determinados dirigentes del «sanchismo bonapartista», son un verdadero insulto a la bandera del socialismo español que, no lo olvidemos, no es un puño y una rosa, sino un yunque (clase trabajadora) y una pluma (cultura y educación para todos) sobre un fondo rojo. Lo del puño y la rosa fue una copia de Felipe González de los símbolos de la socialdemocracia del centro y del norte de Europa.

Rechazo a la República en el 40 Congreso

Tal y como publicamos en Diario16, las enmiendas republicanas presentadas en las comisiones del 40 Congreso Federal. Fuentes de Izquierda Socialista han confirmado a Diario16 que en la Comisión 4 no se ha permitido votar las enmiendas presentadas por la corriente de opinión porque son desestabilizadoras y darían un mensaje negativo a la unidad que pretende transmitir el presente Congreso.

Izquierda Socialista presentó enmiendas en la que se apostaba por una renovación del Pacto Constitucional de 1978 que fue firmado en unas circunstancias políticas, económicas y sociales muy concretas y que la sociedad española ya está preparada para afrontar una consulta popular sobre el modelo de Estado.

La corriente socialista señalaba en su enmienda que había que iniciar todos los procesos establecidos por la Constitución para aplicar las reformas necesarias que llevaran a que el pueblo español pudiera acudir a votar democráticamente sobre la Jefatura del Estado. Es decir, que todo lo planteado estaba basado en que fuera el PSOE quien liderara una posición claramente republicana para dar a los ciudadanos la posibilidad que se le hurtó en 1978.

Sin embargo, el hecho de cumplir con lo establecido por la Constitución para la ponencia de la Comisión, liderada por Rafael Simancas, no ha sido suficiente y se ha excluido la enmienda porque es desestabilizante. ¿Desestabiliza hacer las cosas como indica la ley? Evidentemente, no. Lo que ocurre es que el PSOE es el principal responsable de que la Monarquía, la institución que Franco decidió que ocupara la Jefatura del Estado, siga donde está.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

1 COMENTARIO

  1. Enfermedad de codicia y analfabetismo, que no se corresponde a una democracia. Pero es que la robles no es bien rematada, y siquiera valdría para el elenco del filme «Campeones» por insuficiencia neuronal y psicomotriz. Por otra parte es una vulgar delincuente de mierda y en nada se diferencia de la manada de Juancar alí babá y los cuarenta ladrones del PP. Todo esto es un circo de corrupción con bufones de alto caché. Que asco de país.

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
Advertisement
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído