sábado, 20abril, 2024
15.7 C
Seville
Advertisement

España avanza hacia el reconocimiento de Palestina, pese a la oposición del Partido Popular

Miguel Tellado, al calificar el apoyo a Palestina como una maniobra política interna, reduce injustamente un asunto de enorme trascendencia humanitaria y geopolítica a una mera estrategia de distracción

Eva Maldonado
Eva Maldonado
Redactora en Diario16, Asesora de la Presidencia de la Conferencia Eurocentroamericana.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

La reciente decisión del Gobierno de Pedro Sánchez, de avanzar hacia el reconocimiento del Estado palestino marca un hito en la política exterior de España y refleja un compromiso serio con la búsqueda de la paz y la justicia en Oriente Próximo. Este gesto, que se espera concretar antes del verano, se presenta como un claro posicionamiento en favor de una solución dialogada y justa al prolongado conflicto israelí-palestino.

Sin embargo, esta iniciativa ha encontrado resistencia en el Partido Popular (PP), cuyo portavoz en el Congreso, Miguel Tellado, ha criticado la medida, sugiriendo que se trata de un movimiento para «tapar problemas internos» del Gobierno. Además, Tellado aboga por relegar este tema a «foros europeos» en busca de una «solución consensuada», desviando así el foco de la necesidad urgente de acción y diluyendo la responsabilidad que países como España pueden ejercer de manera individual.

Una visión reductora y contraproducente

La postura de Tellado y el PP no solo subestima la importancia de liderar con el ejemplo en la escena internacional, sino que también ignora el derecho de los palestinos a la autodeterminación y el establecimiento de un Estado propio como base para la paz. Calificar el apoyo a Palestina como una maniobra política interna es reducir injustamente un asunto de enorme trascendencia humanitaria y geopolítica a una mera estrategia de distracción.

La importancia de la acción unilateral

Contrario a lo que sugiere Tellado, el reconocimiento del Estado palestino por parte de España no solo es legítimo sino también necesario. Esperar a un consenso europeo puede significar postergar indefinidamente una decisión que podría tener un impacto positivo inmediato, tanto simbólicamente como en la práctica. La acción unilateral de España, lejos de socavar el proceso de paz, puede incentivar a otros países a tomar posturas similares, generando una dinámica favorable para la reanudación de diálogos basados en el respeto mutuo y la equidad.

España como líder en Derechos Humanos

El Gobierno de Pedro Sánchez demuestra, con su intención de reconocer a Palestina, una valiente defensa de los derechos humanos y el derecho internacional. Este paso adelante no solo se alinea con la necesidad de apoyar soluciones justas y sostenibles en Oriente Próximo, sino que también refuerza la posición de España como un actor comprometido con la paz.

El reconocimiento del Estado palestino por parte de España debe trascender las críticas partidistas y los cálculos políticos internos. Se trata de una cuestión de justicia, de apoyo a la autodeterminación y de contribución a una paz duradera en una región desgarrada por el conflicto. Miguel Tellado y el Partido Popular debería reconocer la importancia de este gesto y unirse así al consenso global que busca una solución de dos Estados, donde israelíes y palestinos puedan vivir en paz, seguridad y dignidad.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
Advertisement
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído