martes, 18junio, 2024
23 C
Seville

España se convierte en uno de los paraísos de los flujos de dinero ilícito procedente de delitos climáticos

Existe una relación directa entre los delitos ambientales y la generación de flujos de dinero ilícito. A menudo, las empresas canalizan sus ganancias ilícitas hacia sus accionistas en países donde tienen su sede empresas vinculadas con la pesca ilegal. Esto incluye a China, Colombia y España, donde tienen su sede las 10 principales empresas

José Antonio Gómez
José Antonio Gómez
Director de Diario16. Escritor y analista político. Autor de los ensayos políticos "Gobernar es repartir dolor", "Regeneración", "El líder que marchitó a la Rosa", "IRPH: Operación de Estado" y de las novelas "Josaphat" y "El futuro nos espera".
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

La crisis climática y el secreto financiero están estrechamente relacionados. El mundo necesita urgentemente una inmensa presión y un conjunto de políticas para desincentivar a las empresas a seguir invirtiendo en combustibles fósiles, pero esta presión no debería limitarse al nivel de las empresas. También tiene que ensombrecer a los beneficiarios reales de estas empresas. 

Amenaza a los sumideros de carbono

A los océanos y los bosques se les ha denominado sumideros de carbono: un entorno natural con la capacidad de absorber dióxido de carbono de la atmósfera.

El océano genera el 50% del oxígeno que necesita el ser humano y absorbe el 25% por ciento de todas las emisiones de dióxido de carbono.

Por su parte, los bosques absorben casi una quinta parte del CO2 liberado anualmente  por la quema de combustibles fósiles. 

Por tanto, la protección de estos sumideros de carbono es tan importante como reducir las emisiones derivadas de la quema de combustibles fósiles.

Sin embargo, esos sumideros de carbono están amenazados por delitos climáticos, incluida la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada, la minería ilícita y la tala ilegal de bosques, todos los cuales se están acelerando a un ritmo rápido.

Flujos financieros ilícitos

Estos delitos ambientales o climáticos no sólo amenazan la capacidad de los sumideros de carbono para absorber gases de efecto invernadero, sino que generan miles de millones de euros de beneficios que terminan en flujos financieros ilícitos: una forma de fuga ilegal de capital que ocurre cuando el dinero se gana, transfiere o gasta ilegalmente. 

Diferentes organismos estiman que, por sí sola, la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada genera más de 20.000 millones de euros anuales en flujos financieros ilícitos. África occidental se ve particularmente afectada y representa cerca de 9.000 millones. 

La tala ilegal de bosques genera entre 50.000 y 150.000 millones de euros al año en términos de flujos financieros ilícitos. Se estima que entre un tercio y la mitad del comercio de madera termina en flujos financieros ilícitos. Además, los cultivos en tierras deforestadas representan una gran proporción de productos clave como la soja, la carne vacuna, el aceite de palma y el cacao.

Un estudio de la Coalición para la Transparencia Internacional sobre pesca ilegal, no declarada y no reglamentada y flujos financieros ilícitos, sólo pudo localizar  datos sobre beneficiarios reales del 16,7% de los 972 buques analizados. Estos hallazgos también se reflejan a nivel de país. 

Por ejemplo, los buques con licencias en Argentina deben estar registrados en el registro de empresas argentino, pero no necesitan revelar quién es el beneficiario final. El secreto financiero que rodea a los propietarios de los barcos es un factor clave de la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada, ya que el secreto hace que sea más difícil atrapar a los perpetradores finales. La información sobre el beneficiario final rara vez, o nunca, se recopila durante el proceso de concesión de licencia o registro de la embarcación, recabándose únicamente información sobre el propietario legal.

Preocupaciones similares son evidentes en el sector forestal, donde falta información sobre la propiedad de la tierra y la propiedad del ganado y los cultivos, lo que limita la comprensión tanto del alcance de los flujos financieros ilícitos como de los propietarios que se benefician en realidad de ellos. 

No muy diferente de la pesca, en el sector forestal algunos datos sobre ganado y cultivos pueden recopilarse para cuestiones de políticas agrícolas y propósitos de seguros, pero no para blanqueo de dinero o propósitos fiscales, tal vez porque su papel en términos de flujos financieros ilícitos ha sido en gran medida subestimado. 

La importancia del beneficiario real

Un factor clave que permite la perpetuación de los crímenes climáticos es, en primer lugar, el manto de secretismo que rodea a los responsables en última instancia: los propietarios, los financiadores y los autores intelectuales en general. 

A menudo pueden canalizar sus ganancias ilícitas hacia sus accionistas en países donde tienen su sede empresas vinculadas con la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada. Esto incluye a China, Colombia y España, donde tienen su sede las 10 principales empresas, según denuncia otro  informe de la Coalición para la Transparencia Financiera.

Ante estos hechos, la legislación sobre beneficiarios reales en varios países debe estar realmente diseñada para revelar a los verdaderos beneficiarios de los crímenes climáticos. 

Las empresas pesqueras, por ejemplo, suelen utilizar estructuras corporativas complejas para ocultar a los verdaderos propietarios de los buques, y pueden esconderse detrás del umbral del 25% para informar sobre los propietarios reales en Europa. 

Todos los sectores de recursos naturales, incluidos la pesca y la silvicultura, deben definirse como sectores de alto riesgo a efectos de registros de beneficiarios reales con umbrales más bajos para la presentación de informes sobre beneficiarios reales.

Vinculación de activos con los beneficiarios finales

Vincular los delitos ambientales y los registros públicos de beneficiarios reales contribuirá a establecer un entorno propicio para abordar las consecuencias ambientales y sociales causadas por estas actividades ilegales. 

Sin embargo, la existencia de un registro público de beneficiarios reales por sí sola no es una solución suficiente para responsabilizar a los responsables de la pesca y la tala ilícitas, incluso fuera del país donde se llevan a cabo las actividades.

Al proporcionar un recurso global centralizado que detalla quién posee qué y dónde lo posee, un registro global de activos es el medio para medir y comprender la distribución del capital global, incluidos aquellos activos que permiten o perpetúan el daño a los sumideros de carbono.

Al imponer una transparencia significativa a esta riqueza, un registro global de activos no solo identifica a los beneficiarios reales que están extrayendo recursos naturales para acumular riqueza y poder personal. Junto con otros mecanismos de transparencia existentes, como el intercambio automático de información y la presentación de informes país por país, también asesta un golpe decisivo contra el crimen organizado internacional al reducir significativamente la opacidad que es crucial para el funcionamiento continuo de los flujos financieros ilícitos.

Delitos climáticos determinan el blanqueo de dinero

La jurisdicción de un país generalmente se limita a su propia área geográfica. Una excepción reside en la aplicación de disposiciones contra el blanqueo de dinero ya que otorgan a los países más poderes para confiscar activos utilizados en la producción de ingresos ilícitos o adquiridos con estos ingresos ilícitos. Esto hace que las disposiciones contra el blanqueo de dinero sean una herramienta particularmente poderosa para frenar los delitos climáticos.

Las disposiciones sobre lavado de dinero se basan en gran medida en «delitos determinantes». En esencia, cualquier cosa ilegal que genere el producto que luego se lava. La pesca ilegal, no declarada y no reglamentada y la tala ilícita son delitos determinantes del blanqueo de dinero porque generan ingresos que deben ser contabilizados en los principales sistemas financieros, pero de los que se oculta su origen opaco. 

Los delitos climáticos generan precisamente este tipo de ingresos ilícitos y, en consecuencia, deberían definirse como delitos determinantes. Esto permitiría el uso de legislación contra el lavado de dinero, incluida la responsabilidad extraterritorial de los perpetradores y los beneficiarios finales.

En su mayor parte, la pesca ilícita no se reconoce como un delito contra los recursos naturales ni como un delito determinante para fines de blanqueo de dinero, pero debería serlo. 

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído