sábado, 20abril, 2024
15.7 C
Seville
Advertisement

Exigen a Cepheid y Danaher que bajen el precio del diagnóstico de la tuberculosis y otras enfermedades

GeneXpert es una prueba fundamental para diagnosticar enfermedades en el "punto de atención sanitaria", es decir, cerca de donde vive la gente y donde a menudo no hay laboratorio

Juan Carlos Ruiz
Juan Carlos Ruiz
Periodista y Licenciado en Ciencias de la Información
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

Médicos Sin Fronteras ha protestado junto con otros activistas de la salud mundial ante la sede de la empresa estadounidense Danaher, propietaria del fabricante de diagnósticos Cepheid, exigiendo que bajen el precio a 5 dólares (menos de 5 euros) de todas sus pruebas médicas GeneXpert que venden en países de ingresos bajos y medios, para enfermedades como la tuberculosis, el VIH, la hepatitis, las infecciones de transmisión sexual (ITS) y el ébola

Las pruebas son el primer paso para conseguir que una persona enferma reciba el tratamiento que necesita y evitar una mayor propagación de las enfermedades infecciosas. La protesta coincide con el lanzamiento de una petición mundial dirigida a Cepheid y Danaher por parte de la coalición «No más de 5», formada por 150 organizaciones de todo el mundo, entre ellas MSF, Partners in Health y Treatment Action Group.

«Estamos aquí para exigir que se ponga fin a la especulación con pruebas médicas que salvan vidas», comenta Hanna Darroll, responsable de Campañas de Salud Global de Médicos sin Fronteras en Estados Unidos. 

«Danaher y Cepheid se beneficiaron de al menos 252 millones de dólares de financiación pública para desarrollar estas pruebas, pero luego se ponen de perfil y cobran precios exorbitantes de todos modos, lo que significa que millones de personas en países de ingresos bajos y medios no pueden obtener un diagnóstico adecuado y no se les ofrece el tratamiento que necesitan para sobrevivir».

Según Darroll, «nuestra investigación demuestra que Danaher podría cobrar 5 dólares (menos de 5 euros) por prueba y seguir obteniendo cuantiosos beneficios, así que estamos aquí para decirles a Cepheid y a Danaher: ¡No más de 5!”.

En 2019, MSF publicó una investigación en la que estimaba que cada cartucho de la prueba GeneXpert podría venderse con beneficios por 5 dólares dados los volúmenes de ventas que Cepheid y Danaher han alcanzado desde hace tiempo. En respuesta a la presión ejercida por la coalición «No más de 5» y los activistas contra la TB, en septiembre de 2023, Danaher anunció que bajaría el precio de la prueba principal utilizada para diagnosticar la TB de 10 a 8 dólares, lo que supuso un primer paso importante. 

También anunció que validaría anualmente su coste real de producción por un tercero acreditado internacionalmente y ajustaría sus precios en consecuencia, pero aún no hay detalles al respecto. Según el Fondo Mundial, se espera que la reducción de precios suponga un ahorro anual de 32 millones de dólares, lo que permitirá la compra de 3,6 millones de pruebas adicionales cada año. Esto significa que muchas más personas con tuberculosis serán diagnosticadas y tratadas a tiempo y, en última instancia, se salvarán más vidas. 

GeneXpert es una prueba fundamental

Sin embargo, Cepheid y Danaher siguen cobrando entre 15 y 20 dólares por el mismo tipo de prueba que se utiliza para diagnosticar la forma más mortal de tuberculosis, tuberculosis extremadamente resistente a los medicamentos (15 dólares), el VIH (15 dólares), la hepatitis (15 dólares), las ITS (entre 16 y 19 dólares) y el ébola (20 dólares). Estos precios son entre un 200% y un 400% superiores a los 5 dólares que se calcula que cuesta a Cepheid y Danaher hacer una prueba.

«Es inconcebible que Danaher esté obteniendo decenas de miles de millones de ingresos cada año, incluidas las ventas de GeneXpert, mientras que las personas que necesitan estas pruebas para ser diagnosticadas y empezar el tratamiento adecuado no pueden acceder a ellas porque son demasiado caras», afirma Saloni Fruehauf, responsable de Campañas en la Campaña de Acceso de Médicos sin Fronteras. 

«Muchos de nosotros recordamos lo que fue durante la pandemia de COVID-19 no poder acceder a pruebas médicas críticas para saber si estábamos infectados, o para poder reanudar el trabajo o las actividades, y es una sensación horrible. Hacemos un llamamiento a todos nuestros seguidores y a cualquiera que quiera poner fin a esta especulación mortal para que firmen nuestra petición y se unan a nuestro llamamiento a las empresas para que hagan lo correcto y pongan todas estas pruebas a 5 dólares para los países de ingresos bajos y medios», explica Fruehauf

GeneXpert es una prueba fundamental para diagnosticar enfermedades en el «punto de atención sanitaria», es decir, cerca de donde vive la gente y donde a menudo no hay laboratorio. Se utiliza para diagnosticar el VIH en recién nacidos expuestos al virus; en cambio, en la actualidad, la mitad de estos bebés no se someten a una prueba recomendada por la OMS como GeneXpert. La prueba también se utiliza para diagnosticar el virus de la hepatitis C, algo de vital importancia ahora que existe una cura para las personas diagnosticadas. GeneXpert también se utiliza para diagnosticar múltiples ITS y el ébola. En el caso de la tuberculosis y sus formas farmacorresistentes (TB-DR), GeneXpert ha sido especialmente innovador, pero todavía son muy pocas las personas que tienen acceso a él. 

El 62% de las personas con tuberculosis notificadas a la OMS en 2022 no pudieron acceder a una prueba de diagnóstico 

«Las pruebas GeneXpert son revolucionarias en el caso de la TB-DR, ya que permiten obtener en cuestión de horas resultados que antes tardaban hasta tres meses porque teníamos que enviar muestras a lejanos laboratorios regionales y esperar a que cultivaran las bacterias», afirma el Dr. Muhammad Shoaib, coordinador médico en Pakistán. «Aquí, en Pakistán, se calcula que hay 15.000 casos anuales de TB-DR, pero sólo se registraron 3.500, lo que demuestra que hay una gran diferencia entre el número de personas que necesitan estas pruebas y cuántas las obtienen realmente. Con la disminución de la financiación para la TB, necesitamos desesperadamente pruebas más asequibles».

El 62% de las personas con tuberculosis notificadas a la OMS en 2022 no pudieron acceder a una prueba de diagnóstico molecular rápido recomendada por la OMS, como GeneXpert, y en su lugar fueron diagnosticadas mediante microscopía de esputo, una técnica con más de 100 años de antigüedad, o basándose únicamente en la evaluación de los síntomas clínicos sin ninguna prueba.

«Antes de venir a nuestra clínica, un niño de 11 años con TB-DR había sido diagnosticado erróneamente y tratado dos veces en cuatro años, pero nunca se curó«, dice el Dr. Shoaib. «Una vez que vino a nosotros, pudimos hacerle la prueba correcta y ponerle un tratamiento eficaz inmediatamente, y ahora ha vuelto a la escuela. Como médico, es muy importante poder diagnosticar a las personas, incluidos los niños y las niñas, y ofrecerles rápidamente el tratamiento adecuado contra la TB, por el bien de su propia salud y también para evitar que la TB se propague a las personas cercanas».

Médicos sin Fronteras adquiere, cada año, pruebas GeneXpert por valor de más de dos millones de dólares para utilizarlas en sus programas médicos en alrededor de 70 países.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
Advertisement
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído