lunes, 20mayo, 2024
22.4 C
Seville

Faes sigue justificando la manipulación de Aznar del 11M

Las palabras y la indignidad 20 años después

Agustín Millán
Agustín Millánhttp://pompona22.wixsite.com/agustinmillan
Foto periodista especializado en manifestaciones y actos sindicales. Desde 2011 fotografiando la crisis más dura de la historia moderna. Responsable de redes sociales de la Cumbre Social España. Fotógrafo con 5 campañas electorales entre ellas la de Manuela Carmena y la de Enrique Santiago en IU Madrid.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

Dos décadas han transcurrido desde aquel fatídico 11 de marzo de 2004, (11M) fecha en la que España fue sacudida por los atentados terroristas más mortíferos de su historia reciente. Los ataques, que dejaron 192 muertos y cerca de 2.000 heridos, no solo marcaron un antes y un después en la política y sociedad españolas, sino que también dejaron al descubierto una serie de falacias y manipulaciones por parte del Gobierno de José María Aznar y, en particular, del Partido Popular (PP), las cuales reverberan hasta el día de hoy, en medio de conmemoraciones y homenajes a las víctimas.

FAES justifica la manipulación del 11M

En los momentos inmediatamente posteriores a los atentados, el Gobierno del PP, encabezado entonces por Aznar, persistió en atribuir la autoría a ETA, pese a la creciente evidencia que apuntaba a un ataque yihadista. Esta insistencia no se basó en errores de apreciación inocentes sino que se enmarcó en un contexto electoral, buscando posiblemente capitalizar un sentimiento antiterrorista vinculado históricamente a la lucha contra ETA. Sin embargo esta estrategia no solo fue un grave error de cálculo político, sino también una falta de respeto a las víctimas del 11M y a la sociedad española, al anteponer intereses partidistas sobre la verdad y la justicia.

A 20 años de los atentados, la sombra de aquella manipulación aún se proyecta larga y oscura. La fundación FAES, liderada por Aznar, ha publicado un comunicado en el que, lejos de ofrecer una disculpa, se reafirma en la narrativa de la incertidumbre inicial sobre los autores del atentado, a pesar de que la evidencia de la autoría yihadista ya estaba presente desde el primer día. Este tipo de declaraciones no hace más que profundizar la herida, evidenciando una falta de voluntad para reconocer errores y asumir responsabilidades.

El PP homenajea a las victimas mirando para otro lado

Es revelador que, mientras se suceden los homenajes a las víctimas, con la participación de altas autoridades del Estado, incluidos los Reyes y el actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el PP y sus figuras más representativas eludan cualquier gesto de reconocimiento de sus fallas durante aquellos críticos días de marzo de 2004. La secretaria general del PP, Cuca Gamarra, ha rehusado valorar la actuación del Ejecutivo de Aznar tras el 11-M con el pretexto de que «hoy no es el día para que se dediquen a atacar a quien estaba al frente», solo subraya la persistencia de una actitud defensiva y la ausencia de un mea culpa necesario y sanador.

Mientras tanto, voces críticas desde dentro y fuera de España continúan señalando la manipulación y la utilización política de los atentados por parte del PP. La insistencia en vincular a ETA con los ataques, aun cuando la evidencia apuntaba claramente en otra dirección, fue una estrategia que buscó, sin éxito, perpetuar un poder político a costa de la verdad y la credibilidad institucional.

El 11M debe ser un día de unidad

La tragedia del 11-M debió ser un momento de unidad nacional, de solidaridad con las víctimas y de reflexión sobre la vulnerabilidad ante amenazas globales. En lugar de eso, se convirtió en un episodio de división y manipulación política, cuyas secuelas aún persisten. La ausencia de una disculpa genuina por parte del PP y de sus líderes, especialmente de aquellos que estuvieron al frente durante aquellos días, refleja una indignidad que, veinte años después, sigue ensombreciendo el legítimo homenaje a las víctimas del 11-M.

Este aniversario debiera ser un llamado a la reflexión, no solo para honrar a quienes perdieron la vida o fueron afectados por los atentados, sino también para exigir responsabilidad, transparencia y, sobre todo, verdad, por parte de quienes, desde posiciones de poder, fallaron en su deber hacia la sociedad a la que debían proteger y servir. La dignidad de las víctimas y de la democracia española merece, al menos, ese gesto de honestidad y reconocimiento.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

7 COMENTARIOS

  1. Asnar, es tan acomplejado que para mostrar que era alguien se fotografió con los pies sobre la mesa en un encuentro con Bush. Lo lamentable es como este pobre hombre, que debió recibir más collejas de sus compañeros en la escuela, que las gotas de un diluvio, haya llegado a ser Presidente del Gobierno de España. ¡Bueno!, realmente no es de extrañar, después de haber tenido como Jefe de Estado a un individuo que vive huido en Qatar; que se puede esperar de un sector de los españolitos.

  2. A ese individuo, Asnar, debería someterse a juicio por haber enviado al ejercito español a la guerra de los Bush en Irak; pues ese hecho trajo como consecuencia el atentado.

  3. Ya lo he dicho por aquí, el 11M tiene un relato oficial y también una teoría conspirativa oficial, así no se habla de que tras el 11S/11M muchas garantías constitucionales pasaron a ser papel mojado y se impuso -sin debate ni oposición- un nuevo orden mundial de vigilancia indiscriminada en toda EEUUropa. Lo denunciaron Snowden y Assange, y así les va.

  4. El 11S/11M es el fin de la privacidad y de un sistema de libertades asociado a las democracias occidentales, y el comienzo de la vigilancia electrónica indiscriminada, el perfilado de todos los ciudadanos, nuestros comentarios en redes o en prensa, la pornografía que vemos, los periódicos que leemos, nuestros historiales médicos, nuestros estados financieros…. Todo almacenado para siempre, a salvo de cualquier escrutinio, todo invisible y sin que ningun derecho nos ampare.

  5. Se trata de un claro delito de traición, y que lleva implícito otro de colaboración con banda armada. No es un capricho que me dé a mí ahora, se trata de aplicar la ley que tan pronto los jueces corruptos de PP le endiñan a uno sin tanto miramento.

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído