lunes, 24junio, 2024
31 C
Seville

La relación de Putin con las redes internacionales de evasión fiscal y blanqueo de capitales

Muchos de los oligarcas rusos vinculados a estas redes, incluido Vladimir Putin, están conectados al Banco Rossiya, con sede en San Petersburgo, que el gobierno de Estados Unidos identificó como la caja personal de Putin

José Antonio Gómez
José Antonio Gómez
Director de Diario16. Escritor y analista político. Autor de los ensayos políticos "Gobernar es repartir dolor", "Regeneración", "El líder que marchitó a la Rosa", "IRPH: Operación de Estado" y de las novelas "Josaphat" y "El futuro nos espera".
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

Vladimir Putin y el oligarca Sergei Roldugin forjaron un fuerte vínculo cuando eran jóvenes. Amigos, casi como hermanos, recorrían las calles de Leningrado cantando y, en el caso de Putin, ocasionalmente peleando a puñetazos.

Cuando Putin ascendió al poder como líder supremo de Rusia y Roldugin se hizo un nombre como violonchelista y director de orquesta, los dos permanecieron unidos. Roldugin ha actuado para Putin y otros invitados de alto perfil en la residencia oficial del presidente y ha dado entrevistas a importantes medios de comunicación que suavizaron la temible imagen de Putin.

Sin embargo, los Papeles de Panamá revelaron el lado oculto de esa amistad. Mostraron que, en realidad, Roldugin fue un actor detrás de la escena en una red clandestina operada por asociados de Putin que manejó más de 2.000 millones de dólares a través de bancos y compañías offshore.

En los Papeles de Panamá, Roldugin figuraba como propietario de empresas offshore que obtuvieron pagos de otras sociedades por valor de decenas de millones de dólares. Una empresa vinculada al violonchelista también obtuvo influencia secreta sobre el fabricante de camiones más grande de Rusia, otra se apoderó de una gran parte de la industria de publicidad televisiva de la Federación.

Es posible que Roldugin, quien afirmó públicamente no ser un hombre de negocios, no sea el verdadero beneficiario de estas riquezas. En cambio, la evidencia en los documentos sugirió que Roldugin actuó como testaferro de una red de leales a Putin y, quizás, del mismo Putin.

Los Papeles de Panamá describieron alrededor de 100 complejos acuerdos financieros relacionados con la red. Los pagos se disfrazaron de varias maneras. Sobre el papel, las acciones de las empresas se intercambiaban de un lado a otro en un día. Los documentos eran retroactivos. Los derechos de préstamos multimillonarios se vendían entre compañías offshore por 1 dólar.

En casi todos los casos, el resultado era el mismo: el dinero y el poder se movían en la dirección de la red, hacia empresas y los oligarcas aliados de Putin. Los tratos encubiertos de la red le permitieron recibir dinero de varias maneras, incluidos cientos de millones de dólares en préstamos preferenciales de un banco controlado por el gobierno ruso.

Esos documentos procedían de los archivos de Mossack Fonseca, una firma de abogados con sede en Panamá que registró algunas de las empresas de Roldugin y ayudó a administrar las participaciones de la red en las Islas Vírgenes Británicas y otros paraísos fiscales.

Durante años ha habido informes, principalmente de denunciantes de corrupción, sobre la riqueza secreta de Putin. Se ha dicho que algunas compañías offshore, un palacio y un mega yate pertenecen al líder ruso. Varias organizaciones de noticias también han notado cómo las personas del círculo más cercano a Putin se han vuelto ricas. Sin embargo, una imagen detallada de los asuntos financieros ocultos de ese círculo sigue siendo difícil de alcanzar.

Los Papeles de Panamá revelaron lo que hasta ahora ha sido principalmente materia de rumores: cómo los cómplices de Putin llevaron a cabo sus negocios en secreto. Los archivos internos del bufete de abogados panameño mostraron cómo secuaces y apoderados crearon estructuras para ocultar y mover en secreto la riqueza. Los documentos publicados incluían, incluso, correos electrónicos, formularios de cuentas bancarias, acuerdos de préstamo, transacciones de acciones y escaneos de pasaportes. 

Lealtad, el elemento clave

La lealtad y las relaciones duraderas ayudan a unir la red. Es una fraternidad de confidentes de Putin. Muchos de los hombres cuyos intereses se reflejaron en los Papeles de Panamá son camaradas de Putin cuya historia con él se remonta a décadas atrás en San Petersburgo, la ciudad conocida, antes de la caída de la Unión Soviética, como Leningrado.

Está Roldugin, que es el padrino de la hija mayor de Putin. Luego está Yury Kovalchuk, un banquero que forjó vínculos con el futuro presidente cuando Putin era un funcionario municipal, y Arkady Rotenberg, un amigo de la infancia que se ha convertido en multimillonario a través de proyectos de construcción patrocinados por el Estado, oleoductos y otras empresas.

Muchos de los hombres vinculados a la red, incluido Putin, comparten algo más. Están conectados al Banco Rossiya, con sede en San Petersburgo, que el gobierno de Estados Unidos ha identificado como la caja personal de Putin.

Los Papeles de Panamá dejaron en claro que el Banco Rossiya construyó la red. Sus empleados se ocuparon de ello, trabajando para crear las empresas extraterritoriales, asignando la propiedad a Roldugin y otros y dirigiendo las transacciones a través de bancos en Rusia, Chipre y Suiza.

El modelo económico de cómo los miembros del círculo de Putin han compartido las ganancias de esta red también se estableció en San Petersburgo. En la década de 1990, Putin y los propietarios del Banco Rossiya crearon una cooperativa para una comunidad cerrada donde todos tenían casas. La cooperativa mantenía una cuenta bancaria en común. Cada uno podía poner dinero y cualquiera podía sacarlo.

En ninguna parte de los archivos de Mossack Fonseca se menciona realmente el nombre del presidente ruso. Las grabaciones de audio y los relatos de los testigos muestran que, incluso, cuando los confidentes más cercanos de Putin discuten en privado sus negocios financieros, usan seudónimos para él o simplemente hacen gestos al cielo en lugar de pronunciar su nombre.

Sin embargo, es inconcebible que la red pudiera haber existido sin el conocimiento y el apoyo de Putin, porque éste toma lo que quiere, cuando quiere y dónde quiere. Cuando se es presidente de Rusia, Putin no necesita contratos por escrito porque él es la ley.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído