sábado, 20abril, 2024
17 C
Seville
Advertisement

La transparencia y la ética reconstruyen la confianza popular

La creciente división política y la adopción de discursos sectarios y polarizadores profundizan las fracturas en el tejido social, convirtiendo el disenso en conflictos irreconciliables

Eva Maldonado
Eva Maldonado
Redactora en Diario16, Asesora de la Presidencia de la Conferencia Eurocentroamericana.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

Abordar la creciente desafección política de los ciudadanos hacia la esfera pública requiere una perspectiva que no se limite a identificar las manifestaciones superficiales de este fenómeno, sino que también profundice en sus causas fundamentales y estructurales.

Este desafío, arraigado en la complejidad de las sociedades contemporáneas, exige una evaluación crítica que supere el debate convencional y penetre en las dimensiones filosóficas y estructurales inherentes a la participación cívica y política. La aspiración a una sociedad más justa, inclusiva y equitativa se encuentra amenazada por el declive del interés, la confianza y la participación activa de los ciudadanos en los procesos políticos, suscitando interrogantes cruciales acerca de la salud y la sostenibilidad de nuestras democracias.

La ausencia de representatividad y la percepción de alienación entre la ciudadanía y sus representantes políticos emergen como barreras significativas para la consolidación de una democracia plena. Este alejamiento se evidencia en la carencia de espacios auténticos para el debate político y la deliberación colectiva. La degradación de la esfera pública, señalada por pensadores como Hannah Arendt, conlleva a una disminución de la capacidad ciudadana para unirse en la persecución de objetivos comunes, debilitando así la esencia misma de la acción política colectiva.

Corrupción y escándalos políticos

La corrupción y los escándalos políticos amplifican esta desafección, erosionando la confianza en las instituciones y fomentando la percepción de que los intereses personales y los beneficios de las élites se imponen sobre el bienestar común.

La impunidad y la falta de rendición de cuentas no solo se manifiestan como violaciones de principios morales, sino también como una traición a los principios de justicia y equidad, fundamentales para la construcción de la confianza social. Por lo tanto, promover una cultura de integridad y responsabilidad en la gestión pública se convierte en un imperativo urgente para restaurar la fe de la ciudadanía en sus instituciones.

Además, la creciente división política y la adopción de discursos sectarios y polarizadores profundizan las fracturas en el tejido social, convirtiendo el disenso en conflictos irreconciliables.

Clima de confrontación constante

Este clima de confrontación constante obstaculiza la búsqueda de soluciones consensuadas a los problemas colectivos y mina los cimientos del diálogo y la colaboración entre distintos sectores de la sociedad. Superar esta dinámica requiere un compromiso renovado con los valores de tolerancia, respeto mutuo y empatía, elementales para el desarrollo de un espacio público donde la razón prevalezca sobre el estruendo de las disputas estériles.

Potencial de la tecnología y las nuevas plataformas de comunicación digital

El potencial de la tecnología y las nuevas plataformas de comunicación digital para revitalizar la participación cívica, ofreciendo canales innovadores para la deliberación y el compromiso político, a menudo se ve comprometido por la desinformación, la polarización y el acoso, planteando retos significativos para el uso constructivo de estas herramientas en el fortalecimiento de la democracia. Integrar estas tecnologías de manera que fomenten una participación informada, respetuosa y constructiva es, por tanto, clave para combatir la desafección y promover un espacio público más inclusivo y participativo.

Frente a estos desafíos, la urgencia de una reflexión crítica y de un compromiso ético y práctico se hace más palpable que nunca. Reimaginar las estructuras de representación y participación para que reflejen la diversidad y complejidad de la sociedad contemporánea constituye un paso fundamental hacia la conformación de una democracia más inclusiva, participativa y resiliente.

Proceso de reconstrucción de la confianza y el interés ciudadano en la política

En este proceso de reconstrucción de la confianza y el interés ciudadano en la política, resulta necesario reafirmar los principios de tolerancia, empatía y dedicación al bien común. Avanzar hacia una sociedad que privilegie la participación activa, la inclusividad y la justicia social es clave para superar la era de división y desinformación.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
Advertisement
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído