lunes, 24junio, 2024
36.6 C
Seville

Las promesas vacías de Feijóo para las elecciones europeas

El PP intenta presentarse como el único partido de “Estado” y de “centralidad”, pero sus tácticas de campaña reflejan una estrategia basada en la polarización y el sensacionalismo, algo habitual en su extraña forma de hacer política

Eva Maldonado
Eva Maldonado
Redactora en Diario16, Asesora de la Presidencia de la Conferencia Eurocentroamericana.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

El líder del Partido Popular (PP), Alberto Núñez Feijóo, ha realizado unas declaraciones en un desayuno informativo organizado por La Razón, que han generado escepticismo y alguna carcajada. Feijóo describió las elecciones europeas como la “antesala del cambio en España”, en un intento de manipulación política lejos de un serio análisis. Aprovechando el conflicto institucional entre España y Argentina, el PP se presenta como el único partido “de Estado” y de “centralidad”, sin ofrecer propuestas concretas.

La paradoja de las cartas y la palabra

Feijóo afirmó que “al pueblo español se le ha escrito cartas, pero no se le ha dado la palabra”, sugiriendo que el período de reflexión de Pedro Sánchez es una maniobra para silenciar a la ciudadanía. Sin embargo, esta retórica vacía no puede ocultar la falta de propuestas claras y viables por parte del líder del PP.

Según Feijóo, “el 9 de junio vamos a tener la oportunidad de la palabra a través del voto y a empezar a recuperar el futuro de España”. Esta declaración no deja de ser una promesa vacía. Las elecciones europeas difícilmente pueden considerarse un referéndum sobre la política estatal. Feijóo sugiere que al votar al PP, los ciudadanos estarían rechazando la “tensión institucional, social y económica” creada por el Gobierno actual. Sin embargo, la realidad es que Feijóo mismo contribuye a esta tensión con su constante retórica de confrontación y falta de soluciones.

Montajes y conspiraciones

Feijóo acusó al Gobierno de crear “montajes cada 15 días”, refiriéndose a las medidas diplomáticas tomadas tras los insultos del presidente argentino, Javier Milei, en Madrid. Esta acusación no solo carece de fundamento, sino que se trata de una burda táctica para desviar la atención de los problemas internos del PP, que son muchos, múltiples y variados. La diplomacia es un campo lleno de retos y respuestas estratégicas, no un escenario de conspiraciones. La insistencia en la idea de “montajes” muestra, una vez más, su obsesión por descalificar al gobierno.

Amnistía y corrupción: retórica vacía

En su estrategia de campaña, los populares han decidido recuperar la ofensiva contra la amnistía, argumentando que el Gobierno está “acorralado por presuntas tramas de corrupción”. Feijóo omite mencionar que las acusaciones de corrupción no son nuevas y que tanto su partido como otros han tenido su cuota de escándalos. La insistencia en esta narrativa sugiere una falta de nuevas ideas y una verdadera preocupación por la ética en la política. Además, esta retórica ignora convenientemente los problemas de corrupción que también han afectado al propio PP.

La moderación como bandera: contradicciones evidentes

Feijóo intenta presentar al PP como el símbolo de la moderación y de “otra manera de hacer política”. Sin embargo, sus declaraciones y la estrategia de su partido contradicen este mensaje. El uso de retórica inflamatoria y la creación de una narrativa de crisis perpetua no son características de una política moderada. La moderación debe demostrarse con hechos, no con palabras vacías.

El informe de la Guardia Civil y la omisión selectiva

El líder del PP evitó mencionar a Begoña Gómez, esposa del presidente, tras la reciente revelación de que la Guardia Civil no ve indicios de tráfico de influencias. En cambio, Feijóo siguió insistiendo en que el Ejecutivo está “acorralado por la corrupción”, ignorando convenientemente los resultados de la investigación. Esta omisión selectiva es un ejemplo de cómo se construyen narrativas más allá de los hechos.

¿Dónde están las propuestas de Feijóo?

Feijóo habla constantemente de cambio y critica las acciones del Gobierno, pero rara vez ofrece soluciones concretas. Su discurso se centra en la negación y la crítica por sistema, sin detallar qué haría diferente o cómo resolvería los problemas que señala. Prometer un cambio sin ofrecer propuestas claras y viables es irresponsable y engañoso para el electorado.

La realidad detrás de las palabras

Las declaraciones de Feijóo sobre las elecciones europeas como la “antesala del cambio” en España son ejercicio de retórica política sin una sola propuesta concreta de transformación. El PP intenta presentarse como el único partido de “Estado” y de “centralidad”, pero sus tácticas de campaña reflejan una estrategia basada en la polarización y el sensacionalismo, algo habitual en su extraña forma de hacer política. En lugar de ofrecer soluciones reales a los problemas de España, Feijóo y su partido están más interesados en crear una ilusión de cambio que en abordar los desafíos de manera efectiva y constructiva.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

3 COMENTARIOS

  1. Desde que llego a Madrid sufre una crisis de reputación… repercute y supone un riesgo para la marca PP… Cada vez que Feijoo habla, causa escalofríos y preocupaciones…Su esfuerzo de comunicación mal estructurado y falto de propuestas que defiendan los intereses de todos los españoles…dejan en evidencia la falta de liderazgo…

  2. Es que es muy cómodo no tener proyecto, así no tienes que confesar que vas a gobernar con Vox, a recortar derechos y servicios a los ciudadanos, a destruir lo público, a permitir la destrucción del medio ambiente para favorecer a los fondos de inversión, a favorecer la gentrificación y el machismo. Todo su proyecto se resume en «derrocar el sanchismo», en las generales, en las locales, en las europeas y otra vez en las generales. Han creado, con la ayuda de sus medios de comunicación, un personaje ficticio al que llaman «Pedro Sánchez», y que usan como cortina de humo, para vender humo. Pedro Sánchez, (el de verdad), nos gustará más o menos, pero, a su derecha, sólo hay vacío.

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído