sábado, 20abril, 2024
17.6 C
Seville
Advertisement

Luis Arroyo: “Nos hace falta savia joven que ya es el futuro del Ateneo de Madrid”    

Entrevista al presidente de la institución que celebra la pluralidad y diversidad de sus socios como la esencia de más de dos siglos de cultura y debate en nuestro país

- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

En la época clásica de la antigua Grecia, poetas, oradores y filósofos se reunían en el templo dedicado a Minerva, su diosa del saber y el arte, para leer sus obras. En Atenas, ese espacio de encuentro, de relaciones sociales, de intercambio de sabiduría y conocimiento como medio para rendirle tributo a su deidad, a su musa protectora, tenía el nombre de “ateneo”.

Han pasado unos cuantos años, por no decir siglos, para confirmar que en la calle Prado 21, en pleno centro de la capital de España, un imponente edificio modernista es fiel heredero de ese espíritu de democratización de la cultura, del conocimiento, de la sabiduría y del debate de ideas de sus precursores helenos: el Ateneo de Madrid.

En sus más de 200 años de vida, sin duda, esta sociedad privada de utilidad pública ha sido testigo privilegiado de la historia política, social y cultural de nuestro país. Por el Ateneo han pasado seis presidentes del Gobierno y casi todos los Premios Nobel españoles, muchos políticos de la Segunda República y diversos integrantes de la Generación del 98, de la del 14 y de la del 27.               

Luis Arroyo Martínez, presidente del Ateneo de Madrid con Maximiliano Fernández, foto Agustín Millán
Luis Arroyo Martínez, presidente del Ateneo de Madrid con Maximiliano Fernández, foto Agustín Millán

Con un carisma y una cercanía poco usuales, mucho entusiasmo reflejado en los gestos de sus manos y en su mirada, y, en el énfasis de sus palabras, su actual presidente, el politólogo, sociólogo y experto en comunicación política, Luis Arroyo, abrió las puertas de par en par del Ateneo de Madrid a Diario16 para dar a conocer, aún más si cabe, las actividades y eventos de los que, ya no solo los madrileños, sino también el conjunto de la sociedad española pueden participar. También, para compartir las dificultades y la responsabilidad que conlleva dirigir una legendaria y prestigiosa institución.

                    

Puede resultar difícil para Ud. esta respuesta pero ¿Cómo definiría al Ateneo? 

No, es facilísimo son efectivamente 200, en realidad, 204 años de historia ya que fue fundada en 1820 y es el motor de la ilustración y todo lo que eso significa: el motor de la libertad, de la tolerancia, de la difusión de la cultura. Es una casa abierta y generosa a todo aquel que quiera compartir, que quiera dar y que quiera recibir cultura, debate, inteligencia ….Se puede decir de  muchos modos pero yo creo que es el motor de la cultura española y estamos intentando el devolverle la luz de sus mejores tiempos a finales del siglo XIX y principios del XX.

Cuando concertamos esta entrevista, me respondió “el Ateneo es todos”. ¿Puede contarnos quiénes han sido parte de esta institución?

Estamos intentando que sea la casa de todos, estamos en camino. En esta casa paseaba Federico García Lorca, subía a la biblioteca, escribía sus padres y les decía literalmente “Queridísimos padres, me he hecho socio del Ateneo. Paso largos ratos en su biblioteca leyendo los libros más raros que podáis ver”.

Luis Arroyo Martínez, presidente del Ateneo de Madrid, foto Agustín
Luis Arroyo Martínez, presidente del Ateneo de Madrid, foto Agustín

Esta casa no solo fue testigo de las célebres tertulias literarias de Valle Inclán, sino que también acogió a Manuel Azaña en la época de la República. Existe un relato que menciona una puerta secreta, situada en este mismo lugar, que ofrecía un pasadizo directo al Congreso, localizado a tan solo 100 metros de distancia y se sugiere que Azaña la usaba para desplazarse discretamente, especialmente durante los periodos más tumultuosos de la política española.

Y de signos políticos muy diferentes…

Esta casa fue presidida por Unamuno, por Ramón y Cajal. Esta casa lo era todo. No lo es todavía y no lo va a ser seguramente en años, queremos que sea la casa de todos en el siglo XXI en el año 2024. Será en el 2027 o 2028 pero llegará porque, al final, como yo le decía cuando contactamos, si abres las puertas y permites que la gente venga, discuta, se sienta en su casa, sepa que lo que pasa aquí, si lo que se dice aquí se dice con total libertad, sucederá. Es la magia de un lugar nada más.

Y tiene su historia porque el Ateneo no estuvo cerrado durante el franquismo…  

Efectivamente, después de la guerra civil en el año 39 la casa es controlada por el régimen d manera muy dura, en concreto en esos años por la Falange Española. Se genera aquí una suerte de centro de formación, por supuesto, se eliminan las elecciones y la vida social como la conocemos hoy pero, aun así, se mantuvo abierto. Y el régimen toleró que aquello, bajo el yugo y las flechas de la Falange se siguiera llamando Ateneo de Madrid.

Y de algún modo al régimen de Franco le sirvió para justificar, por ejemplo, ante las visitas de los americanos “Fíjense que el Ateneo está abierto”. Era una falacia porque estaba tomado, no había democracia, había miedo naturalmente como bajo cualquier dictadura pero se mantuvo abierto milagrosamente.

Luis Arroyo Martínez, presidente del Ateneo de Madrid con Maximiliano Fernández, foto Agustín Millán
Luis Arroyo Martínez, presidente del Ateneo de Madrid con Maximiliano Fernández, foto Agustín Millán

Pluralidad, esencia de la institución

Históricamente, también, han pasado por aquí expresidentes del Gobierno y su majestad el rey, Felipe VI….

No solamente han pasado por aquí los Reyes, ellos son socios y como les gusta decir a los dos el rey y la reina, y también lo son, por cierto, el rey emérito y la reina emérita….Y también Alfonso XIII. La casa fue fundada por Alfonso XII y fue promovida en sus orígenes por Isabel II. El Ateneo tiene una larga tradición monárquica. Los Reyes no solamente son socios sino que además son de pago. y el rey lo dice y lo tiene muy metido en la cabeza. En el Ateneo pagan exactamente lo mismo el Rey y la Reina de España y los 5 presidentes del Gobierno que el último estudiante que está estudiando oposiciones en la biblioteca.

Es una casa absolutamente horizontal, no hay dominio de ningún grupo, de ninguna persona, de ninguna empresa, de ninguna institución.

¿Qué es lo que hace especial al Ateneo para que congregue en sus instalaciones a republicanos, monárquicos, socios de izquierdas y de derechas? 

Primero, el altruismo de todos a los que estamos por aquí, de los socios y socias y, por supuesto, de los que estamos dirigiendo, en mi caso, presidiendo la casa y la Junta de gobierno que  todos trabajamos gratuitamente. Aquí nadie que esté en cargos de representación cobra “un duro”. Estamos aquí por amor al arte, nunca mejor dicho. Y también por amor a la literatura, a la ciencia y al debate.

Segundo, la tolerancia. Esta casa es enormemente tolerante y generosa, aun cuando existen debates encendidos. 

Y luego, este edificio histórico de 1884 de una belleza extraordinaria que permite que, además en sus salas podamos compartir la conversación, la amistad y la celebración de la vida, del arte, de la ciencia y de las letras.

Luis Arroyo Martínez, presidente del Ateneo de Madrid, foto Agustín
Luis Arroyo Martínez, presidente del Ateneo de Madrid, foto Agustín

Usted como presidente del Ateneo y los miembros de la Junta de Gobierno no perciben remuneración pero es importante recordar que hay empleados en plantilla que ponen el engranaje para que todos podamos venir a disfrutar de los diferentes eventos. Entonces, ¿Cómo se financia económicamente la institución?

Tiene una fuerte base financiera en las cuotas de sus socios, actualmente somos 2300 socios.  En este momento estamos intentando promover que haya más socios porque podemos todavía admitir muchos; en los años 80 llegó a tener casi 6300 socios.  

Yo estoy constantemente llamando a los madrileños y madrileñas y a quien quiera a venir a la casa aunque vivan fuera, incluso, a que se hagan socios.

Por tanto, primero la base de las cuotas que son 300 euros al año que, además desgravan, en realidad son 60 euros al año, y eso hace aproximadamente un tercio de nuestra financiación. Prácticamente el resto procede de los ingresos que tenemos por alquileres de salas para convenciones. Luego hay una parte que, en este caso procedía, porque la Comunidad de Madrid ha retirado la suya, pero que procede de las subvenciones que recibíamos del Ayuntamiento que la seguimos recibiendo y de la Comunidad de Madrid.

Afortunadamente podemos vivir sin necesidad de que venga un consorcio o un banco a controlar la institución.

Y sin patrocinios que cambien el nombre a la casa….

Esto no se va a llamar El Ateneo Google, al menos mientras yo lo presida seguirá siendo el Ateneo de Madrid y trataré por todos los medios que siga manteniendo su independencia, la pluralidad y esa horizontalidad que lo tan rico

El castigo de Ayuso al Ateneo 

En las últimas semanas del 2023, el Ateneo estuvo en boca de todos por la controvertida retirada del subsidio de 100.000 euros que le otorgaba la Comunidad de Madrid desde hace 15 años… ¿Se le ha explicado los motivos?    

Me dieron una explicación completamente absurda. Yo le pregunté al Consejero de Cultura ¿Por qué el Ateneo es la única institución de varias decenas, excluida de la lista de subvenciones nominativas? Para que todo el mundo lo entienda, es un dinero que se te da para que mantengas tu actividad con independencia de lo que hagas. Luego tienes que firmar un convenio y justificar pero se hace confiando en que lo que haces es bueno para la comunidad. Y la respuesta tras una decena de veces fue “porque lo hemos decidido así, presidente”.

Maximiliano Fernández en el Ateneo de Madrid, foto Agustín Millán
Maximiliano Fernández en el Ateneo de Madrid, foto Agustín Millán

Pero es que las nominativas son precisamente para dotar de estabilidad a la institución, se trate del Museo del Prado, del Círculo de Bellas Artes, de la academia de baile como se llame. Porque hay muchas instituciones que reciben estas ayudas que no tienen el renombre del Ateneo o el valor que tiene el Thyssen.

Pero casualmente es la única institución excluida de las ayudas autonómicas… ¿Podrían ser razones políticas?

Yo tengo mi opinión y Usted la tiene y supongo que quienes nos escuchen y nos lean también las tendrán y seguramente coincidiremos pero yo no quiero decirlo porque no lo puedo afirmar.

También en algún momento se dudaba que el Ayuntamiento de Madrid gobernado por el PP, continuara con su ayuda económica a la institución…

Al contrario, el Ayuntamiento mantiene su subvención de 150.000 euros y, además no hemos tenido ninguna noticia negativa.

Lo que creo es que no se debe castigar a una institución por las opiniones políticas de su presidente. Y yo soy militante del Partido Socialista, he trabajado para el Partido Socialista, pienso en socialista y me considero socialista pero eso no me invalida para entender cuál es mi labor como presidente del Ateneo: permitir que la pluralidad sea una característica de esta casa y lo seguirá siendo.

No vamos a dar nombres pero paseando por los pasillos de la institución hemos visto dirigentes políticos de diferentes partidos y damos fe de la pluralidad y diversidad que respira el Ateneo…

Agradezco muchísimo que ustedes den fe pero basta con abrir la web del Ateneo y verán que hay actividades abiertas a la ciudadanía el 99 por ciento y verán que hay conferencias sobre la amnistía, en contra y a favor, de la derecha y de la izquierda, del psicoanálisis y del conductismo, de la literatura de la Generación del 27 y del 98. Aquí no se impide que nadie hable porque es la esencia de la casa y es la yo voy a defender hasta el último día.

Continuidad garantizada

¿Este recorte pone en riesgo la viabilidad de la institución?

En absoluto. 100.000 euros sobre un presupuesto de 1.400.000 representan un 7% aproximadamente. Hemos recibido el apoyo unánime de todos los grupos políticos, excepto el PP, obviamente no se atreverían aunque seguramente a los diputados del PP en la Asamblea   tampoco les gustará esto y ni siquiera a la presidenta Díaz Ayuso le gusta la decisión que ha tomado, quiero creer.

No sé cómo pero hemos tenido el apoyo de 160 socios nuevos, con 300 ya compensamos el recorte de ingreso de parte de la Comunidad. Es que, además, si es que nos han hecho una campaña porque estamos usted y yo aquí hablando del Ateneo sin entrar en la batalla con la presidenta Díaz Ayuso que sigue invitada al Ateneo cuando quiera; yo la he invitado formalmente. Y yo he intentado hablar con ella pero no me ha sido posible.     

Pero, insisto no nos hace falta la ayuda de la Comunidad de Madrid.

Tras la buena noticia de que no esté en riesgo la viabilidad de la institución. ¿Cuáles son los próximos eventos y proyectos que tiene para este año que acaba de empezar?

Primero, mantener el crecimiento del número de socios; nos hace falta gente que venga, no solamente porque económicamente es importante, sino también para disfrutar, para que la casa se llene de vida.

En segundo lugar, vamos a mantener una programación cada vez más exigente en calidad, no solo en cantidad, que ya hay más de 900 actos al año. Necesitamos gente ilustre que quiera venir al Ateneo, porque hay que estar en el Ateneo.

Y por último, vamos a intentar que no pase todo a las 19 horas como hasta ahora. Sino que durante el día llenemos la casa de talleres, de conferencias, de cursos para que la ciudadanía podrá disfrutar del aprendizaje por el mero hecho de aprender, sin necesidad de ser doctor sino viniendo al Ateneo a disfrutar de un curso de literatura o sobre la inteligencia artificial, o sobre feminismo o de acuarela o de oratoria y retórica, por ejemplo. 

Luis Arroyo Martínez, presidente del Ateneo de Madrid con Maximiliano Fernández, foto Agustín Millán
Luis Arroyo Martínez, presidente del Ateneo de Madrid con Maximiliano Fernández, foto Agustín Millán

Cómo hacerse socio

Para nuestros lectores, ¿Cómo se puede apoyar al Ateneo? 

Muy sencillo, entrad en la web del Ateneo, Hazte socio y se rellena un pequeño formulario simplismo. Se piden tres avales, pero si alguien no conoce a otros socios, hay una dirección de correo electrónico y se explica “Mire Usted, soy profesor de instituto o soy conductor de un camión o soy cajera de un supermercado, da igual” y les “prestamos”, esos socios porque nuestros reglamentos así lo exigen, si observamos que quien quiere venir pues no es un asesino en serie, que quiere compartir conocimiento y disfrutar de la cultura.

Y vamos a recordar que el coste de suscripción, los socios se lo puede desgravar en la Declaración de Hacienda…

Son 300 euros al año, algo menos que un euro al día, que hay que ponerlos pero luego se devuelven.

Y los jóvenes tienen una tarifa reducida…

Pero para ser justos, ellos tienen una cuota inicial de 60 euros, que pagan la mitad, unos 30. Pero es verdad que a los jóvenes les duelen los 75 euros que pagan por trimestre pero ojalá podamos arreglarlo pronto para que paguen bastante menos. Ojala que también los jóvenes se sumen y hagan el esfuerzo porque nos hace falta savia joven, savia nueva que será y ya es, el futuro del Ateneo.   

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
Advertisement
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído