lunes, 24junio, 2024
36.2 C
Seville

Ruanda urge justicia por los crímenes de genocidio pendientes 30 años después

Según Amnistía Internacional, "la justicia demorada es justicia denegada". Las muertes confirmadas de varios de los sospechosos de genocidio más buscados antes de que pudieran enfrentarse a la justicia y la suspensión indefinida del juicio de otro acusado debido a una enfermedad relacionada con la edad "muestran la importancia de mantener el impulso para hacer justicia a los supervivientes y familiares de las víctimas"

Juan Carlos Ruiz
Juan Carlos Ruiz
Periodista y Licenciado en Ciencias de la Información
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

En plena trigésima conmemoración del genocidio de 1994 contra los tutsis en Ruanda, en el que murieron unas 800.000 personas, entre ellas hutu y otras personas que se opusieron al genocidio y al gobierno extremista que lo orquestó, Amnistía Internacional ha pedido a la comunidad internacional «renovar urgentemente su compromiso de garantizar justicia y rendición de cuentas para las víctimas y los supervivientes».

Si bien muchos de los autores han sido juzgados ante tribunales nacionales y comunitarios en Ruanda, así como ante el Tribunal Penal Internacional para Ruanda (TPIR) y ante tribunales de Europa y América del Norte bajo el principio de jurisdicción universal, los acontecimientos recientes subrayan la importancia de perseguir urgentemente justicia.

«La justicia demorada es justicia denegada. Las muertes confirmadas de varios de los sospechosos de genocidio más buscados antes de que pudieran enfrentarse a la justicia y la suspensión indefinida del juicio de otro acusado debido a una enfermedad relacionada con la edad muestran la importancia de mantener el impulso para hacer justicia a los supervivientes y familiares de las víctimas. en Ruanda», explica Tigere Chagutah, directora regional de Amnistía Internacional para África Oriental y Meridional.

Entre mayo de 2020 y noviembre de 2023, el Equipo de Seguimiento de Fugitivos del Mecanismo Residual Internacional de los Tribunales Penales (IRMCT) confirmó la muerte de cuatro de los fugitivos más buscados acusados ​​por el TPIR.

Los restos de Augustin Bizimana, Ministro de Defensa durante el genocidio, fueron identificados en la República del Congo en 2020. El IRMCT también confirmó que Protais Mpiranya, comandante de la Guardia Presidencial, había muerto en Zimbabwe en 2006. Había sido acusado de responsabilidad por los asesinatos de altos dirigentes moderados, entre ellos la primera ministra, Agathe Uwilingiyimana, el Presidente del Tribunal Constitucional, el Ministro de Agricultura y el Ministro de Información, así como diez cascos azules belgas de las Naciones Unidas. También se confirmó que Phénéas Munyarugarama, comandante del campamento militar de Gako y oficial militar de mayor rango en la región de Bugesera durante el genocidio, había muerto en la República Democrática del Congo en 2002, y que Aloys Ndimbati, alcalde de Gisovu, había fallecido en Ruanda en 1997.

En mayo de 2023, otro sospechoso de genocidio y acusado del TPIR, Fulgence Kayishema, que había estado escondido durante décadas, fue finalmente arrestado en Sudáfrica. Se esperaba que lo trasladaran al IRMCT en Tanzania o directamente a Ruanda para ser juzgado, pero hasta la fecha permanece detenido en Sudáfrica enfrentando cargos relacionados con la inmigración.

En agosto de 2023, el juicio del presunto jefe financiero del genocidio, Félicien Kabuga, de 90 años, que fue capturado después de 26 años de fuga, fue suspendido indefinidamente debido a una enfermedad relacionada con la edad. La decisión fue tomada por jueces de apelación del IRMCT tras un fallo de junio de 2023 que dictaminó que Kabuga no era apto para ser juzgado porque padecía demencia grave. Fue acusado de financiar y proporcionar otro tipo de apoyo logístico a las milicias Interahamwe, así como de promover la difusión de discursos de odio genocida por parte de la Radio Televisión Libre des Milles Collines (RTLM). Los supervivientes expresaron enojo y decepción tras la decisión del tribunal.

«Para honrar la memoria de las víctimas del genocidio y hacer justicia a los supervivientes y a las familias de las víctimas, instamos a los Estados a volver a comprometerse con la búsqueda incansable y oportuna de la justicia, incluso mediante el procesamiento de los presuntos perpetradores a través de la jurisdicción universal cuando corresponda», comenta, concluye Chagutah.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído