martes, 18junio, 2024
23 C
Seville

La pobreza crece al mismo ritmo que se disparan los flujos de blanqueo de capitales

El propio FMI ha publicado un informe en el que señala los graves riesgos económicos y sociales que este fenómeno está provocando, además de cuestionar la ineficaz estrategia del GAFI frente al blanqueo de dinero

José Antonio Gómez
José Antonio Gómez
Director de Diario16. Escritor y analista político. Autor de los ensayos políticos "Gobernar es repartir dolor", "Regeneración", "El líder que marchitó a la Rosa", "IRPH: Operación de Estado" y de las novelas "Josaphat" y "El futuro nos espera".
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

Un informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre los riesgos del blanqueo de capitales ofrece una panorámica de la nueva orientación estratégica de la labor del organismo económico supranacional. 

El informe, realizado por el Departamento Jurídico del FMI, analiza las amenazas y vulnerabilidades del blanqueo de dinero transfronterizo en ocho países nórdicos y bálticos basándose en datos de flujos financieros. Su metodología y enfoque podrían complementar y posiblemente corregir las revisiones por pares comúnmente utilizadas en los esfuerzos contra el blanqueo de dinero del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) y otras organizaciones relacionadas. La novedad del enfoque consiste en la inclusión de los flujos financieros y los consiguientes riesgos bilaterales en el análisis de las vulnerabilidades y amenazas de un país al blanqueo de capitales.

GAFI evalúa los marcos legales y regulatorios de los países en términos nominalmente iguales. El nuevo enfoque del FMI incluye el tamaño de los centros financieros en la determinación de los riesgos. Por lo tanto, abre la posibilidad de centrarse en los grandes centros financieros que realmente importan en los principales escándalos de blanqueo. Este enfoque evita centrarse en jurisdicciones más pequeñas y posiblemente débilmente reguladas que desempeñan un papel mucho menor a nivel global, pero que tienen una probabilidad desproporcionada de terminar en las “listas negra y gris” del GAFI y de la Unión Europea.

En el ámbito de la evasión fiscal, el proceso de convención fiscal de la ONU que está actualmente en marcha ofrece los primeros rayos de esperanza para poner fin al dominio de la OCDE en el discurso y las políticas internacionales en materia fiscal, que no sólo es excluyente sino que también tiende a dar lugar a soluciones legalistas en gran medida ineficaces. 

De manera similar, el mundo contra el blanqueo de capitales necesita procesos y estándares de toma de decisiones más democráticos y transparentes que los que el GAFI puede ofrecer. Evidentemente, el FMI tampoco es un modelo democrático. Sin embargo, el enfoque del Fondo sugiere que podría desempeñar un papel más útil que el GAFI y llegar con mayor precisión a la raíz de los problemas reales en el blanqueo de dinero.

El informe enfatiza la relevancia de la integridad financiera de los bancos para la estabilidad macroeconómica y pide una mayor cooperación interinstitucional entre los esfuerzos contra el blanqueo de dinero y los supervisores prudenciales. 

La mayoría de los principales escándalos y redes de blanqueo de dinero y corrupción de las últimas décadas tuvieron sus bancos, nodos y proveedores de servicios en grandes centros financieros y en economías avanzadas. Además, los flujos financieros y el volumen de inversiones están altamente concentrados en la economía global. Por lo tanto, el cumplimiento de las normas sobre blanqueo de dinero debe centrarse en esos grandes centros y economías. Representan un riesgo sistémico para la estabilidad financiera global.  

Sin embargo, el GAFI no tiene en cuenta estos aspectos. Afirma tratar a todos los países por igual mediante la aplicación de un mecanismo de revisión por pares puramente legal y regulatorio. Sin embargo, ignora estas desigualdades sistémicas en la responsabilidad de crear riesgos de blanqueo de dinero. Tratar a todos los países exactamente de la misma manera, mientras los riesgos están altamente concentrados y no distribuidos equitativamente, no es justo ni eficiente ni efectivo para combatir el blanqueo de dinero.

Se podría comparar el enfoque del GAFI con una política de «tolerancia cero» en la lucha contra el abuso de drogas, cuando la policía se centra únicamente en el traficante de la calle pero evita investigar a los padrinos y redes del crimen organizado que se esconden detrás. 

Con demasiada frecuencia, los países de bajos ingresos sin importancia para el blanqueo global de capitales han sido incluidos en listas negras o están siendo amenazados con sanciones comerciales, cuando no son más que una pequeña parte del problema más amplio.

El mecanismo de revisión por pares del GAFI corre el riesgo de pasar por alto al gran elefante en la sala: las principales economías y los grandes centros financieros como Estados Unidos, el Reino Unido, la Unión Europea, Japón o China. Muchos de ellos dominan el GAFI. Para contrarrestar estas tendencias neocoloniales del enfoque del GAFI, el nuevo enfoque del FMI debería garantizar un trabajo más amplio sobre la lucha contra el blanqueo de dinero que adopte una perspectiva de riesgo macro y considere los flujos financieros.

Además, el FMI también debería ir más allá de los estándares del GAFI en el ámbito de la transparencia de los beneficiarios reales y la cooperación entre los departamentos tributario y contra el blanqueo de dinero. 

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído