lunes, 24junio, 2024
31 C
Seville

Las nuevas normas europeas permitirán un tratamiento de aguas residuales más eficiente

Esta revisión tiene como objetivo actualizar la directiva ampliando su alcance y alineándola con los objetivos del Pacto Verde Europeo

Juan Carlos Ruiz
Juan Carlos Ruiz
Periodista y Licenciado en Ciencias de la Información
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

La Directiva sobre tratamiento de aguas residuales urbanas será revisada tras el «acuerdo político provisional» alcanzado entre los negociadores del Consejo y del Parlamento. Es uno de los resultados clave del plan de acción de contaminación cero de la UE.

«El acuerdo con el Parlamento nos sitúa en el camino correcto para alcanzar nuestro objetivo de contaminación cero para Europa. Allana el camino para que se establezcan los estándares más altos para el tratamiento de las aguas residuales urbanas y su seguimiento para que no liberen sustancias nocivas, como microplásticos o PFAS, al medio ambiente», ha señalado Alain Maron, ministro del Gobierno de la Región de Bruselas-Capital, responsable de cambio climático, medio ambiente, energía y democracia participativa

Si bien la directiva actual ha demostrado ser muy eficaz para reducir la contaminación del agua y mejorar el tratamiento de los vertidos de aguas residuales durante las últimas tres décadas, esta revisión tiene como objetivo «actualizar la directiva ampliando su alcance y alineándola con los objetivos del Pacto Verde Europeo».

Al reconocer el potencial del sector del tratamiento de aguas residuales para contribuir a reducir significativamente las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) de la UE, las nuevas normas introducen un plazo para alcanzar la neutralidad energética en el sector, así como un sistema de responsabilidad ampliada del productor (REP) para garantizar una contribución justa de los sectores más contaminantes hasta el tratamiento de aguas residuales en busca de microcontaminantes.

Alcance de la directiva

Para abordar la contaminación procedente de las pequeñas aglomeraciones, los colegisladores ampliaron el ámbito de aplicación de la directiva para incluir todas las aglomeraciones de 1.000 equivalentes de población (pe) o más, frente a los 2.000 pe de la directiva actual. A efectos de la presente Directiva, el equivalente de población es un parámetro utilizado para definir las cantidades de aguas residuales en términos de la carga potencial de contaminación del agua causada por una persona al día, siendo «un equivalente de población» la carga orgánica biodegradable diaria que tiene una duración bioquímica de cinco días. Demanda de oxígeno de 60 g de oxígeno por día.

Sistemas de recogida de aguas residuales y planes de gestión.

Los colegisladores también han llegado a un consenso sobre la obligación de instalar sistemas de recogida de aguas residuales urbanas en todas las aglomeraciones de 1.000 habitantes o más. Asimismo, han pospuesto el plazo para el cumplimiento de esta obligación de 2030 a 2035 para dar tiempo suficiente para adaptarse a los nuevos requisitos y han introducido una serie de derogaciones, incluso para aglomeraciones más pequeñas que vierten en aguas costeras, vertidos en áreas menos sensibles y para aquellos estados miembros que se unieron más recientemente a la UE, como Rumania, Bulgaria y Croacia.

Si el establecimiento de un sistema colector no está justificado, es factible o rentable, los Estados miembros pueden utilizar sistemas individuales para recoger y tratar las aguas residuales urbanas.

El texto fija plazos para que los Estados miembros establezcan un plan integrado de gestión de aguas residuales urbanas que abarque aglomeraciones de más de 100.000 pe para 2033 y aglomeraciones en riesgo de entre 10.000 y 100.000 pe para 2039. Dichos planes de gestión integrada se revisarán al menos cada seis años, en consonancia con la Directiva Marco del Agua.

Tratamientos de aguas residuales

El Consejo y el Parlamento han ampliado la obligación de aplicar un tratamiento secundario (es decir, la eliminación de la materia orgánica biodegradable) a las aguas residuales urbanas antes de su vertido al medio ambiente a todas las aglomeraciones de 1.000 pe o más de aquí a 2035. Se aplican excepciones a las aglomeraciones más pequeñas y a los Estados miembros que se han incorporado recientemente a la UE y, por tanto, ya han tenido que realizar importantes inversiones más recientes para aplicar la directiva actual (es decir, Rumanía, Bulgaria y Croacia).

Los colegisladores también armonizaron los umbrales y los plazos para el tratamiento terciario (es decir, la eliminación de nitrógeno y fósforo) y el tratamiento cuaternario (es decir, la eliminación de un amplio espectro de microcontaminantes). Para 2039 y 2045 respectivamente, los Estados miembros tendrán que garantizar la aplicación del tratamiento terciario y cuaternario en plantas más grandes de 150.000 hab y más, con objetivos intermedios en 2033 y 2036 para el tratamiento terciario y en 2033 y 2039 para el tratamiento cuaternario. Así, han acordado ampliar las obligaciones de tratamiento terciario y cuaternario hasta 2045 para aglomeraciones más pequeñas de 10.000 pe y han introducido una excepción al requisito del tratamiento terciario cuando las aguas residuales urbanas tratadas se reutilizan para riego agrícola, siempre que no existan riesgos ambientales y sanitarios.

Responsabilidad ampliada del productor

Para cubrir los costes adicionales que implica el tratamiento cuaternario y de conformidad con el principio de «quien contamina paga», los productores de productos farmacéuticos y cosméticos que provocan la contaminación de las aguas residuales urbanas por microcontaminantes tendrían que contribuir con un mínimo del 80 % de los costes de este tratamiento adicional, a través de un plan de responsabilidad ampliada del productor (REP).

Los colegisladores han pactado dejar a los Estados miembros cierta flexibilidad sobre cómo asignar los costes restantes. Los costes de recopilación y verificación de datos sobre los productos comercializados también deberán correr a cargo de los productores. Los colegisladores han encargado a la Comisión que evalúe el impacto potencial de esta disposición en la accesibilidad y asequibilidad de los medicamentos.

Neutralidad energética y energías renovables

También han coincidido en que el sector del tratamiento de aguas residuales urbanas podría desempeñar un papel importante a la hora de reducir significativamente las emisiones de GEI y ayudar a la UE a alcanzar su objetivo de neutralidad climática. Para 2045, las plantas de tratamiento de aguas residuales urbanas tendrán que producir energía a partir de fuentes renovables, basándose en auditorías energéticas periódicas, con objetivos intermedios progresivos. Esta energía se puede producir dentro o fuera del sitio, y hasta el 35% de la energía no fósil se puede comprar de fuentes externas. Este porcentaje sólo se aplica al objetivo final.

Ahora el acuerdo provisional será presentado a los representantes de los Estados miembros en el Consejo (Coreper) y a la comisión de medio ambiente del Parlamento para su aprobación. Si se aprueba, el texto deberá ser adoptado formalmente por ambas instituciones, previa revisión por parte de juristas lingüistas, antes de que pueda publicarse en el Diario Oficial de la UE y entrar en vigor.

Más de 30 años de Directiva

La Directiva sobre el tratamiento de aguas residuales urbanas se adoptó en 1991. El objetivo de esta directiva es «proteger el medio ambiente de los efectos adversos de los vertidos de aguas residuales procedentes de fuentes urbanas e industrias específicas». Según la directiva actual, los estados miembros deben garantizar que las aguas residuales de todas las aglomeraciones de más de 2.000 habitantes se recojan y traten de acuerdo con los estándares mínimos de la UE. Los Estados miembros también tienen que designar zonas sensibles, según los criterios incluidos en la Directiva, para las que se aplican normas y plazos más estrictos.

La Comisión llevó a cabo una evaluación de la directiva en 2019. Esta evaluación confirmó que la implementación de la directiva ha dado lugar a una reducción significativa de las emisiones contaminantes. Una de las razones clave de la eficacia de la directiva reside en la simplicidad de sus requisitos, que permiten una aplicación sencilla. Hoy en día, el 98 % de las aguas residuales de la UE se recogen adecuadamente y el 92 % se tratan adecuadamente.

Sin embargo, la evaluación mostró que todavía hay fuentes de contaminación que las normas actuales aún no abordan adecuadamente. Estas incluyen la contaminación proveniente de aglomeraciones más pequeñas, desbordamientos de aguas pluviales y microcontaminantes que dañan el medio ambiente. Además, la evaluación destacó el sector de aguas residuales urbanas como uno de los mayores consumidores de energía del sector público.

Las nuevas normas, propuestas por la Comisión en octubre de 2022, tienen como objetivo abordar estas cuestiones pendientes y mejorar la contribución del sector a la consecución de los objetivos climáticos de la UE. El Parlamento Europeo y el Consejo adoptaron sus posiciones sobre la revisión propuesta los días 5 y 16 de octubre de 2023, respectivamente.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído