martes, 28mayo, 2024
31.6 C
Seville

La Justicia española declara la guerra a la soberanía popular

El Tribunal Supremo, en el auto en el que revisan las sentencias del Procès, interfiere en la autonomía para legislar que la Constitución otorga al Congreso y al Senado al criticar la supresión del delito de sedición argumentando que deja indefenso al Estado ya que se posibilita que se puedan dejar impunes operaciones de naturaleza no violenta que quieren o pueden quebrar su integridad territorial

- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

Primero fue el Tribunal Constitucional de mayoría conservadora el que, saltándose el principio de que la soberanía popular reside en las Cortes Generales, ordenó al Senado la suspensión del debate y aprobación de la reforma de la Ley Orgánica que facilitaba su renovación. Ahora la cosa es mas grave. La sala segunda de Lo Penal del Tribunal Supremo, en el auto en el que revisan las sentencias del Procès, interfiere en la autonomía para legislar que la Constitución otorga al Congreso y al Senado al criticar la supresión del delito de sedición argumentando que deja indefenso al Estado ya que se posibilita que se puedan dejar impunes operaciones de naturaleza no violenta que quieren o pueden quebrar su integridad territorial.

El Supremo está en su derecho de expresar su inquietud. Incluso de enviar un escrito a las presidencias de las cámaras advirtiendo de la posibilidad que plantean en el auto. Pero nunca puede utilizar este tipo de argumentos en los fundamentos de una resolución judicial porque son argumentos políticos y los jueces carecen de legitimidad para hacer esto último. Destacados miembros del sector judicial han pedido la apertura de un expediente disciplinario a los jueces.

Según el catedrático de derecho constitucional, Javier Pérez Royo, “no se debería dejar sin respuesta una rebelión contra el órgano constitucional representativo del pueblo español, que es como define a las Cortes Generales la Constitución en el artículo 66.1. El ejercicio de la función jurisdiccional no es compatible con la crítica de naturaleza política porque choca frontalmente con la naturaleza exclusivamente jurídica del poder del que son portadores”.

Está claro. Y van dos en los últimos meses. Pero no van a ser las únicas “bofetadas judiciales” que recibe el Parlamento.

En el último pleno del Consejo General del Poder Judicial se discutieron varias propuestas para desbloquear la situación generada a raíz de la aprobación de la ley orgánica 4/2021  en la cual se les prohíbe la designación de jueces y magistrados de instancias superiores, audiencias provinciales, tribunales superiores de justicia, Audiencia Nacional y Tribunal Supremo, mientras se encuentren en funciones.

Una de ellas, la de la comisión permanente del CGPJ, insta al Congreso y al Senado a proceder urgentemente a la renovación del órgano de gobierno de los jueces. Y en caso de no ser así, a la modificación de la Ley Orgánica del Poder Judicial para que se les devuelva su atribución de poder hacer nombramientos. Justificaban tal decisión en el “grave perjuicio” a la tutela judicial de los ciudadanos. Además, el núcleo duro del CGPJ iba más allá y decía que no resultaba “coherente” que se hubiera cambiado la ley para renovar el Constitucional y que no se hiciera lo propio con los “restantes nombramientos”. 

Al final, estos párrafos se suprimieron del texto aprobado para su remisión a las Cortes. Un grupo de vocales, no sólo los progresistas sino también algunos conservadores advirtieron que introducir esos argumentos supone “una grave injerencia” parlamentaria.  Un vocal, en declaraciones a elDiario.es, llega a decir que “es una barbaridad que el Consejo se dirija al Parlamento para decirle lo que tiene que hacer. Es un exceso”.

Una cosa está clara. Si el pleno del CGPJ hubiese aprobado el texto inicial se habría creado una nueva confrontación con el Parlamento cuando todavía están abiertas las heridas producidas por la “otra barbaridad” que supuso la suspensión cautelar de la aprobación de la reforma de la ley que regula el Tribunal Constitucional.

Se ha pedido que se borre de la colección legislativa del órgano de garantías el auto donde se dicta esta resolución por considerarla contraria al principio de separación de poderes y una clara injerencia en la actividad legislativa del Congreso y el Senado, las instituciones donde está depositada la soberanía popular y que están por encima del resto de poderes del Estado.

La cosa empieza a ser grave y ya se habla abiertamente de “rebelión” de los jueces en este país. El conflicto institucional es evidente y tiene muy difícil solución. Una solución, que ya están reclamando algunos juristas, pasaría por la apertura de expedientes a los autores de estos actos para que asuman las correspondientes responsabilidades, administrativas o, incluso si hace falta, disciplinarias. Porque está claro que cuando los jueces traspasan la línea roja de lo jurídico para entrar en el terreno político pueden estar cometiendo no sólo un exceso en las atribuciones que les confiere la ley. Si no, también algún delito. Prevaricación o desobediencia, entre otros.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

3 COMENTARIOS

  1. No existe democracia si los poderes del Estado no están subordinados a la soberanía popular. El pueblo es el soberano, las instituciones no lo son, están en función y al servicio de los ciudadanos.
    La elección directa de los miembros del Poder Judicial es imprescindible y una necesidad imperiosa, salvo que se le quiera hurtar al pueblo soberano, mediante un golpe jurídico, de su soberanía. Todo lo demás es una farsa. No puede unos individuos por aprobar unas oposiciones a funcionario del Estado, dictar y gobernar de facto dicho Estado.

    • De eso se trata precisamente. De reformar las leyes para que los jueces sean elegidos popularmente de manera directa. Y si. No puede ser que unos funcionarios tengan en vilo a la ciudadanía y se salten sus propias leyes y la Constitución. Golpismo

  2. Como un individuo, presuntamente gran ladrón, puede andar paseándose por el mundo y no es llevado a juicio. Para más inri, ataca al Gobierno en la reunión privada a la que asistió con Emmanuel Macron y Mario Vargas Llosa en el palacio del Elíseo durante el pasado viernes 10 de febrero.
    Y se atreven denominar al reino boubónico de España, democracia. ¡Manda carallo!

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído