lunes, 22abril, 2024
25.2 C
Seville
Advertisement

Los jueces se cargan la coalición de Gobierno

La interpretación torticera por parte de los jueces de la ley del “solo si es si” ha generado una grieta en el gobierno progresista de coalición de consecuencias imprevisibles

- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

A pesar de las unificaciones de criterios dictadas por la Abogacía del Estado, la Fiscalía General del Estado y el Tribunal Supremo, las audiencias territoriales y los tribunales superiores de justicia siguen dictaminando sentencias reduciendo las penas a violadores y pederastas. Mientras tanto, los medios de comunicación afines a la derecha se dedican, día sí y día también, a destacar el número de reducciones de penas y excarcelaciones como un contador de suma y sigue. Como si se tratara de una variable económica. Sólo que hay un daño colateral. Esa interpretación torticera por parte de los jueces de la ley del “solo si es si” ha generado una grieta en el gobierno progresista de coalición de consecuencias imprevisibles.

Según los últimos datos, los jueces han dictaminado 238 rebajas de condenas por agresión sexual. 18 de ellas han supuesto la excarcelación del reo. De 79 autos dictados por las audiencias provinciales que se han podido conocer, 25 rechazaron la rebaja de la condena y 54 decidieron sí hacerlo.

Es muy difícil hacer una estimación aproximada porque hay comunidades, como Catalunya, la Comunidad Valenciana y Euskadi que no facilitan datos mientras que, en las otras, las cifras están sin pormenorizar. Sólo se puede deducir que el 90 por ciento de las rebajas son de dos años o menos, y un tercio de un año o inferior. En Madrid, por ejemplo, se han revisado 127 condenas con rebajas para 41 de ellas y 6 excarcelaciones.

Así los datos disponibles indicen que la cosa no es para tanto. Pero el solo hecho de que en las tertulias , comentarios y análisis de lo que se denomina “la caverna”, los medios de comunicación más reaccionarios, se dediquen a “cantar” diariamente las cifras infladas de rebajas de condenas que ellos mismos se inventan acompañadas de bulos como que “las víctimas tienen miedo y los violadores las están amenazando”, está generando tal alarma social que, a pesar de la resistencia de Unidas Podemos de modificar la ley del “sólo si es si”, el Partido Socialista ha decidido reformarla, aunque sea en solitario.

Los juristas dicen que, aunque se modifique la ley, sus efectos no se van a ver alterados ya que el reo se puede acoger al articulado del Código Penal que más le favorece. Esos mismos expertos creen que la norma contiene suficientes herramientas para evitar las rebajas de condenas, “lo que pasa es que todo depende de la interpretación del juez”. Y ahí es donde se pretende actuar para evitar que esas interpretaciones judiciales provoquen alarma social.

Y luego están las fuertes presiones que el Partido Socialista está recibiendo. Por una parte, de la derecha política y mediática más reaccionaria que pretende que la ley del “sólo si es si” vuelva a los postulados anteriores a su aprobación. Y, por otra, la izquierda, Unidas Podemos y la práctica totalidad de los socios que sostienen parlamentariamente al gobierno progresista. Todos ellos advierten una claudicación de los socialistas cuando pretenden cambiar cuatro artículos que implican la anulación de los principios en que se basa el espíritu de la norma que no es otro que el mantenimiento del consentimiento como el centro de la acción que puede ser reprochable penalmente. Unidas Podemos considera que la vuelta a la distinción entre la agresión y el abuso sexual rompe este principio de “la centralidad del consentimiento”. O sea, que la reforma pretende la “vuelta al calvario probatorio”

Es por eso por lo que el sector judicial más reaccionario vive horas de euforia. Porque han conseguido abrir la brecha más profunda entre los socios del gobierno de coalición. La grieta más abismal de las que se han producido en los tres años de mandato. Hasta tal punto que hay quien dice, en Ferraz, que “si hace falta se rompe el pacto con Unidas Podemos y se gobierna en solitario, con apoyos puntuales y transversales, lo que resta de legislatura”.

Esas mismas voces están siendo cuestionadas por los asesores de Pedro Sánchez porque ya no se trata de la coalición actual sino de la futura. Se está intentando que Yolanda Díaz aglutine en torno suyo a todas las fuerzas políticas situadas a la izquierda del PSOE. Porque se tiene claro que los resultados de las elecciones generales no van a suponer una clara mayoría, ni para la derecha ni para la izquierda. Se van a tener que recomponer las coaliciones si se quiere seguir gobernando. Y no es muy conveniente empezar a negociar sobre la base de una desconfianza mutua generada por una hipotética ruptura de la coalición.

Y eso lo advierte la derecha. Y, sobre todo, el sector mas reaccionario de la judicatura que insiste en que, aunque se cambie la ley, van a seguir aplicando las rebajas a violadores y pedófilos porque, a pesar de la aberración social que supone una medida así, lo están haciendo dentro de los márgenes legales, y están facilitando lo que vienen soñando desde hace tres años: romper el pacto de gobierno progresista y, lo más importante: generar desconfianza futura para que no se vuelva a repetir esta que ellos mismos califican como “nefasta experiencia”.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
Advertisement
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído