martes, 3octubre, 2023
34.2 C
Seville

República Dominicana es testigo de la infamia de utilizar los muertos como arma política

La tragedia de San Cristóbal, en la que han muerto 27 personas y más de medio de centenar de heridos, ha demostrado que el partido de Leonel Fernández está aprovechando las gravísimas consecuencias de la explosión para captar votantes, un acto absolutamente inhumano

- Publicidad -

análisis

- Publicidad -

Cuando un país sufre una tragedia en la que mueren decenas, centenas o miles de ciudadanos, es el momento en que se mide la altura política y humana de los partidos de la oposición. Lo normal es que todas las formaciones políticas se coloquen bajo las indicaciones de quien ocupe el poder, sin realizar, por supuesto, acciones que estorben las actividades de las fuerzas encargadas de restañar lo sucedido.

Sin embargo, en República Dominicana, tras la explosión en San Cristóbal, en la que han muerto 27 personas y más de medio centenar que se encuentran hospitalizadas por las heridas producidas por la deflagración, el principal partido de la oposición, Fuerza del Pueblo (FP), con su líder a la cabeza, están intentando sacar rédito político de la tragedia.

Tras anunciarse la magnitud de la explosión, el expresidente Leonel Fernández, líder de FP, acudió raudo a San Cristóbal y, directamente, afirmó que su partido no es el gobierno pero que no podía ser indiferente.

«Nuestra Secretaría de Salud, a la cabeza de la cual se encuentra el doctor Ramón Alvarado, desde el primer momento ha estado aquí, colaborando sobre todo en hospitales, en clínicas, atendiendo a las personas que fueron víctimas de esta tragedia», señaló Leonel. Es decir, que ponen a afiliados de su partido a colaborar en representación de Fuerza del Pueblo, haciendo, de ese modo, proselitismo populista e intentando dar a entender que las medidas adoptadas por el presidente Luis Abinader son insuficientes.

Por otro lado, Leonel no dudó en afirmar que su partido ponía a disposición de las víctimas a médicos de diferentes especialidades. Además, no dudó en hacer oposición al exhortar al gobierno dominicano a «recompensar a los dueños de negocios, a las familias, porque hay un daño humano que son las muertes, son los fallecidos; pero también hay un daño material que es, que los negocios que están aquí han desaparecido y, las personas que sobreviven van a necesitar la ayuda del gobierno para poder reconstruir sus pequeños negocios y volver a una cierta normalidad de como generar ingresos para sus familias».

Estas declaraciones son puro populismo porque, en primer lugar, quiere dar a entender que el gobierno de Abinader no hará nada por esos comerciantes y, en segundo término, que su partido sí que lo haría. La realidad es que el presidente Abinader, cada vez que ha habido una catástrofe en República Dominicana, ha adoptado medidas para todos los afectados y todas las víctimas. No hay más que ver las soluciones implementadas en las regiones donde el huracán Fiona impactó con toda su virulencia.

No es la primera vez

Leonel es astuto pero la edad le está provocando que se pase de listo, algo muy propio de los líderes populistas. Lo que ha hecho en San Cristóbal ya lo hizo tras el paso del huracán Fiona, cuando Fernández envió a sus falanges populistas a hacer un ejercicio de propaganda para poder compartir fotos muy bien realizadas y elegidas acompañadas de mensajes absolutamente presidencialistas.

Las ayudas prometidas por Leonel llegaron a las zonas afectadas en camiones de pequeño tonelaje pero, eso sí, con la cara de Leonel bien grande, como si fuese una caravana electoral.

Caravana Leonel

La acción de Leonel de aprovecharse de la desgracia del pueblo para lograr réditos políticos le asemeja cada vez más a la estrategia de la Asociación Nacional del Rifle de los Estados Unidos, organización que, cada vez que hay una matanza por armas de fuego, se presenta en el lugar con su propaganda. Leonel hace lo mismo y lo seguirá haciendo hasta que el pueblo dominicano le demuestre democráticamente que está harto de las palabras y que sólo quiere hechos y en hacer política en base a hechos,

Abinader ha demostrado con creces que es el pueblo, la Nación dominicana y el Presidente democrático y constitucional de todos los dominicanos y dominicanas dentro y fuera del país.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído